Acumular animales en casa de forma compulsiva sin poderles dar la atención necesaria teniéndolos en estado deficitario de alimentación, agua, alojamiento, atención veterinaria, condiciones higiénicas.... se convierte en un problema. Es lo que se denomina síndrome de Noé o síndrome del arca de Noé.

El año pasado el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) realizó el primer estudio en Europa sobre esta patología, publicado en la revista Animal Welfare, y que concluye que son necesarios protocolos de actuación multidisciplinares que impliquen a diferentes sectores de la administración.

Actualmente, cuando se detecta un caso, el ayuntamiento afectado retira los animales, pero no se da ningún tipo de atención a la persona que lo sufre este síndrome relacionado con mascotas, ha explicado la autora del estudio. La persona que padece el síndrome de Noé,  no reconoce que sus animales están mal y en poco tiempo vuelve a reincidir. A veces éstos se encuentran en niveles críticos y evidentes de desnutrición, deshidratación, de infestación parasitaria, con enfermedades o cría incontrolada y todo ello en un espacio con muy pocas medidas higiénicas, según el estudio.

Los investigadores creen que este trastorno tiene implicaciones en "salud mental, bienestar animal y salud pública" y, por ello, han expuesto que "reconocer su presencia en nuestra sociedad es el primer paso para poder identificar y detectar precozmente los casos y enfrentarnos lo más eficientemente posible".

El grupo del IMIM está trabajando con la administración para crear protocolos de actuación multidisciplinares y que cuando aparece un caso se activen diferentes sectores como protección animal, salud pública o bienestar social.

Si tienes una mascota y es uno más en la familia, protégela y cuídala. Consulta con nuestro asesor.