Ya es oficial, la decisión está tomada, dentro de poco llegará a casa una añorada mascota para llenar tus días de juegos, cariño y compañía. Pero, ¿te está costando decidir entre perro o gato? ¿Hay discordia entre todos los habitantes de tu hogar? ¿Eres plenamente consciente de la responsabilidad que supone tener una mascota?

A continuación, detallamos algunos de los beneficios más importantes de tener un gato en casa para ayudarte a decidir:

  • Independencia: multitud de personas eligen mascotas gatunas por este motivo,  ya que los gatos, por su carácter,  son más independientes que otras mascotas. En ocasiones, son algo solitarios y no hay que sacarlos a la calle a determinadas horas para hacer sus necesidades.
  •  Limpieza: no deberías bañar a tu gato en exceso ya que ellos se bañan solos (además son muy aseados). Un baño puede llegar a resultar peligroso ya que, en muchos casos, no se sabe cómo va a reaccionar el gato ante el agua. ¡Los gatos odian la bañera! ¿Cómo bañar a tu gato sin morir en el intento?
  • Cariño: aunque algunas veces reclamen su propio espacio, si acoges a tu mascota gatuna desde sus primeros meses y se acostumbra a los humanos será un ser extraordinariamente cariñoso y simpático con todos, inclusive con los bebés.
  • Necesidades: partiendo de una buena educación no tendrás que preocuparte de nada ya que, surgida la necesidad, ellos sabrán perfectamente cómo actuar en su arenero. Por cierto, es recomendable que el arenero tenga arena aromática para evitar olores innecesarios.
  • Mejoran tu salud: si, has oído bien. A no ser que seas alérgico/a a los gatos, tenerles de mascota ayuda a tu salud ya que van a favorecer momentos de risa a carcajadas así como la disminución de estrés gracias a su compañía y ronroneos relajantes.
  •  Siesta: no existe mejor compañero de siestas que un gato. ¡Ellos la inventaron!

Dicho todo esto, al principio del artículo hablábamos de RESPONSABILIDAD, como por ejemplo, tener un buen seguro para que tu mascota realice sus respectivas revisiones médicas y esté protegida ante situaciones adversas.

Pues bien, pasado poco tiempo tras tener al pequeño/a  te darás cuenta de que la responsabilidad y cuidados necesarios no son nada laboriosos en relación a la cantidad de cosas maravillosas que tu mascota (sea gatuna o perruna) te va a aportar.

¡La vida con ellos es mucho mejor, te animamos a adoptar!