Convivir con una mascota aporta mucho bienestar al ser humano tanto físico, como emocional y psicológico.

Además de darnos compañías también nos proporcionan amor, risas, diversión, situaciones activas como carreras, ejercicios, etc.

Aunque son muchos los beneficios, son 5 los principales que repercuten en nuestra salud:

1.Pueden detectar problemas médicos:

¿Cómo puede ser esto? ¿Acaso son adivinos? Los animales poseen un increíble sentido del olfato, más desarrollado y precioso que el del ser humano. Por ello, pueden detectar pequeñas alteraciones en nuestro cuerpo que nosotros no hemos podido apreciar aún.

2.Reduce el riesgo de padecer algunas enfermedades.

Convivir con una mascota ayuda a reforzar el sistema inmunitario. ¿Qué quiere decir esto? Que puede disminuir el riesgo de que tu cuerpo enferme de cáncer, enfermedades del corazón, y alergias.

3.Calman el estrés y la ansiedad.

El ocuparse y preocuparse por alguien hace que saquemos fuerzas y nos enfrentemos a la vida con más positividad porque nos necesitan. Por lo tanto, el compromiso de tener una mascota provoca en nuestra mente la eliminación o reducción de pensamientos y comportamientos negativos.

4.Tener una mascota nos mantiene activos y nos vuelve más sociables.

Por ejemplo, al tener un perro, nos comprometemos y tenemos la obligación de sacarle a pasear como mínimo tres veces al día. Y ya que sales como no vas a jugar con él. El hecho de salir de casa y visitar un parque lleno de perros te ayudará a socializar con más dueños.

5.Proporcionan compañía y afecto.

Las personas mayores que tienen mascotas o viven con ellas sienten menos soledad y potencia el buen humor. Por ello, en la actualidad, es muy común ver animales en residencias de ancianos y centros de mayores.