La mayoría de los niños fantasea con la idea de tener una mascota en sus vidas. Y es que entre ellos forjan unos vínculos muy intensos y duraderos, que pueden ser muy beneficiosos para los pequeños en muchos aspectos.

Según un estudio realizado por la Fundación Affinity sobre el vínculo entre personas y animales de compañía, el 50% de los niños consideraron a sus mascotas, entre una muestra de perros y gatos, como sus compañeros de juegos y actividades. Resulta llamativo que ocho de cada diez niños, con edades comprendidas entre los 9 y los 12 años, afirmasen que jugarían antes con su mascota que con un videojuego.

Entre los múltiples beneficios que tiene para los niños crecer con una mascota, se encuentra su capacidad para socializar, la cual se ve incrementada y su salud.

De hecho, hay muchas personas que lo rechazan porque piensan que es un riesgo que los pequeños se críen con animales, ya que los consideran una fuente de bacterias, pero nada más lejos de la realidad.

Hay estudios que aseguran que los niños que conviven con mascotas tienen un sistema inmune más fuerte, ya que entran en contacto con microorganismos del mundo exterior que les transmiten los perros o los gatos. De esta manera están más protegidos ante la posibilidad de padecer una enfermedad infecciosa.

Estas investigaciones también afirman que los pequeños tienen menor riesgo de padecer enfermedades respiratorias, como asma y alergias. Esto se debe a que los niños que conviven con perros, están más protegidos de los microbios que viven en una casa en la que hay una de estas mascotas, ya que generan una respuesta inmune en el tracto gastrointestinal de las personas que viven con ellos.

Si estas dudando si tu hijo podrá convivir adecuadamente con tu mascota y si será bueno para él, te contamos una serie de beneficios que tiene para los niños crecer junto una mascota:

Aportan valores

Los niños que conviven con mascotas reciben unos estímulos muy positivos para su carácter y su forma de ser, ya que los animales les aportan muchos valores como la empatía, el amor incondicional, el respeto, responsabilidad, compasión o la fidelidad. Pero además de esto, pueden obtener beneficios en sus vidas gracias sus mascotas, y es que son esenciales para la buena crianza de los hijos.

Disminuye el estrés

Las mascotas pueden ayudar a un buen desarrollo de la autoestima de los niños mediante la reducción del estrés y los sentimientos de ansiedad. La convivencia con animales reduce su estrés, lo que implica que se sientan más tranquilos y regulen tanto su tensión arterial como su frecuencia cardiaca.

Mayor seguridad

Las mascotas se enfadan mucho menos que las personas y además saben perdonar rápido, algo que no sucede con muchas personas adultas. Los animales suelen ser cariñosos y su presencia en casa ayuda a que los niños sientan gran seguridad y apego.

Menos ansiedad a la separación

Los niños pueden sentir ansiedad cuando sus padres no están en casa, por eso la compañía de sus mascotas puede ayudar a reducir y aliviar ese sentimiento, ya que son parte de la familia. Por tanto, son una fuente de apoyo emocional para los pequeños y se sienten menos solos.

Mejora de su autoestima

El amor incondicional de los peludos hará que los niños se sientan importantes, lo que les ayudará a tener una mejor autoestima y una buena imagen de sí mismos.

Son más sociables

Los niños que tienen mascotas, son más capaces de establecer buenas relaciones con otras personas porque sabrán crear vínculos afectivos.

Reduce la agresividad

Hay estudios que afirman que perros y gatos pueden ayudar a los niños hiperactivos o con conductas agresivas a estar más tranquilos. Cuando juegan con los gatos o perros pueden ser para ellos una fuente de calma y relajación, de hecho, jugar con los animales es un mundo de aprendizaje nuevo para los pequeños ya que puede estimular la imaginación y la curiosidad.

Alegría

Como no, nuestras mascotas aportan al hogar una alegría diferente que sólo ellos pueden dar. Ellos son parte de la familia y el mero hecho de recibir su amor y compañía ya es motivo de alegría y felicidad.