La llegada de la primavera trae consigo la muda del pelaje en los gatos.

Las alteraciones de temperatura y ambientales que se producen con el cambio de estación, provocan también alteraciones en el organismo de nuestras mascotas, sobre todo en la piel y el pelaje de los gatos.

En primavera y en otoño se dan los meses del año en los que los gatos mudan de pelo. Para proteger a tu mascota y facilitarle este natural proceso, debes estar atento y proporcionarle ciertos cuidados. Piensa que, durante estos meses mencionados, los gatos pueden llegar a mudar hasta la mitad de su pelaje, el cual se cae y facilita la aparición de uno nuevo.

Cuando se produce la caída del pelo del gato en primavera, existen consecuencias que pueden sufrir tanto el animal como el dueño del mismo:

  • En la casa aparecen pelos por todas partes y nos vemos obligados a limpiar constantemente el suelo, muebles y piezas textiles del hogar en los que el pelo se acumula de forma rápida.
  • Los gatos necesitan una higiene diaria que se proporcionan ellos mismos. Les encanta lamerse todo el cuerpo. En la época de la muda del pelaje de los gatos, estos animales corren el riesgo de ingerir demasiados pelos, lo que les puede provocar la formación de bolas peludas en su estómago. Las consecuencias pueden ser vómitos o trastornos estomacales e intestinales.

Para cuidar de tu animal, debes mantener la casa bien acondicionada y limpia y propiciar un cuidado higiénico a tu gato cada día. Aunque la caída del pelo de un gato es un proceso natural que no conlleva peligro, aplicando ciertos cuidados, lograrás que dicho proceso se dé con más facilidad y comodidad:

  • Cepilla cada día el pelo del gato. De esta forma retirarás el pelo muerto caído y dejarás paso libre al nuevo que está saliendo.
  • Cepillando el pelo del gato cada día, evitarás que se formen bolas de este material en su estómago.
  • Consulta con un especialista qué tipo de cepillo es más adecuado para el pelaje de tu gato.
  • Realiza el cepillado de forma suave, primero en la misma dirección hacia la que crece el pelo y después a contrapelo.
  • Procura mantener la casa a 19°C o 20°C, sin que haya mucha diferencias de temperatura y renueva el aire de las estancias cada día.
  • Cuida a tu mascota reforzando su alimentación. Procura que esta sea de calidad, con las vitaminas y nutrientes necesarios para controlar y facilitar la muda de pelo.