El cáncer de piel en gatos, como en los humanos, es una enfermedad agresiva que, en caso de no ser detectada a tiempo, puede provocar la muerte del animal. Por eso, es importante conocer qué síntomas puede presentar nuestra mascota para establecer un tratamiento lo antes posible para curar la enfermedad.

El tumor más común que aparece en los gatos es el carcinoma de células escamosas, y es frecuente que aparezca, sobre todo, en felinos de pelaje blanco, ya que está relacionado con la alta exposición a los rayos del sol. Como en otros tipos de cáncer, el tumor se va extendiendo empezando por la piel hasta llegar a los músculos, cartílagos y huesos.

En caso de detectar algún síntoma que nos haga dudar de que nuestra mascota tiene esta enfermedad, deberemos acudir inmediatamente a un veterinario para que le hagan un análisis de sangre y de orina, una radiografía para evaluar si hay metástasis, y extraer o aspirar un pequeño trozo del tumor, si fuera necesario, para analizarlo.

Normalmente, el tratamiento para el cáncer de piel en gatos, consiste en una operación quirúrgica para extraer o reducir el tumor, y posteriormente sesiones de radiación o quimioterapia para erradicar la enfermedad y lograr que no vuelva a crecer el tumor.

Para prevenir el cáncer de piel en nuestra mascota es recomendable:

  • Revisar periódicamente su piel para encontrar tumores, manchas, áreas escamosas o cambios de color que nos hagan sospechar.
  • Localizar si alguna parte sangra fácilmente o si una herida no cura correctamente.
  • Observar los párpados, la parte interior de la boca y los labios del gato para localizar áreas irregulares o cambios de color.
  • Preguntar a tu veterinario los mejores protectores solares para gatos, sobre todo si tu mascota es de pelaje claro.

El cáncer de piel en gatos es más fácil de detectar que otro tipo de enfermedad, ya que los primeros síntomas son superficiales y los podemos encontrar en su piel. Ante cualquier sospecha, no dudes en llevar a tu mascota al veterinario; de este modo, en caso de tener esta enfermedad, estará a tiempo de poner el tratamiento adecuado.

En cualquier caso, no te alarmes si observas una mancha en el pelaje de tu gato, pues en una gran mayoría de casos, son tumores benignos que pueden eliminarse fácilmente con cirugía.