El celo de las gatas, consiste en ese periodo de tiempo en el que las hembras felinas entran en un ciclo sexual en el cual están receptivas a los machos felinos. Este ciclo sexual de las gatas se da en primavera y en otoño, estaciones durante las cuales aparecen varios periodos de celo.

El primer celo de las gatas suele aparecer a los 8 meses, aunque este tiempo de edad puede variar desde los 5 hasta incluso los 10 meses, dependiendo de la raza, el tamaño, las condiciones ambientales en las que viva el animal, la presencia de otros gatos en su entorno, etc.

Durante el celo de las gatas, el comportamiento de éstas muestra algunos cambios muy identificativos de su ciclo sexual:

  • Maúllan con más fuerza.
  • Se muestran más demandantes de afecto y cariño.
  • Están extremadamente mimosas.
  • Se restriegan por el suelo, levantan la cola y la ladean.
  • A diferencia de otros mamíferos hembra, las gatas no sangran durante su celo.
  • Algunas gatas orinan diversas zonas del hogar para marcar la casa durante el celo.

En caso de que no desees que tu mascota críe, una de las opciones más eficaces para eliminar el celo de la gata y las molestias de convivencia que provoca al generar en el animal los cambios de comportamiento antes mencionados, es la esterilización por medio de una intervención quirúrgica. Es el método que más recomiendan los veterinarios, ya que, aunque existen otros como puede ser el suministro de hormonas, pueden provocar efectos secundarios en nuestra gata como tumores e infecciones.

Además, la esterilización de una gata a través de una intervención quirúrgica, aumenta las posibilidades de que ésta no desarrolle tumores cancerígenos de mama, eliminará los comportamientos en ocasiones agresivos y los molestos maullidos y evitará que nuestra mascota quede preñada.

SI deseamos que nuestra gata críe, debemos dejar pasar varios ciclos o periodos de celo antes de la gestación para asegurarnos de que está plenamente desarrollada y de que no sufrirá problemas de salud. Pasados 18 meses de edad, nuestra gata estará completamente preparada.

Si en este caso, el celo de la gata no es tratado con ningún tipo de método para ser eliminado, nuestra mascota podrá tener varias camadas a lo largo de su vida.