Simplemente, tienen sus manías, como todo el mundo. Si acabas de adoptar a un pequeño felino en casa, es importante que sepas que hay ciertos comportamientos, gestos e incluso olores y ruidos que les molestan especialmente.

  • Agua. Todo el mundo sabe que la inmensa mayoría de los gatos huye despavorida al ver agua cerca, no soportan mojarse. Este instinto huidizo tiene que ver con su origen, ya que estos animales provienen de zonas desérticas y no están acostumbrados al agua.
  • Olores fuertes. Seguro que tú también odias algún olor en particular, ¡los gatos también! Entre ellos el del ajo, el limón, el café o el tabaco.
  • Sostenerlos boca arriba. Si alguna vez has intentado coger a tu gato boca arriba como si fuese un bebé, seguro que su reacción ha sido bajarse de ahí inmediatamente, e incluso puede que te hayas llevado algún que otro arañazo, porque no les gusta nada. Tampoco que los retengas a la fuerza, acariciarles la tripa, el rabo ni las patas de atrás.
  • Ruidos fuertes. ¿A que tú también te sobresaltas si oyes un ruido fuerte que no esperas? Al escuchar un ruido desconocido en su zona de confort –es decir, tu casa-, se sienten amenazados, una situación que puede provocarles mucho estrés. ¡Cuidado con eso!
  • Puertas cerradas. Puede parecer una tontería, pero prohibir a tu gato pasearse con libertad por toda la casa le molesta muchísimo. Recuerda que los gatos son tremendamente curiosos y necesitan saber qué ocurren en cada momento.

Ya sabes que en El Corte Inglés Seguros somos totalmente partidarios de tener una mascota en casa. En este artículo ya te hablamos de todos los beneficios que supone tener un felino en casa, así que si te estás pensando adoptar uno, ¡te animamos a hacerlo! Eso sí, siempre teniendo en cuenta esos comportamientos que les irritan y cuidando mucho de tu mascota con un seguro que cubra todas sus necesidades.