Elegir el collar adecuado para tu cachorro puede ser complicado, ya que existe una enorme variedad de materiales, colores y diseños. Los factores más importantes son que el collar o arnés le queden bien y sean del tamaño y peso correctos para tu cachorro.

 

Cuando tu perro está fuera de casa, es tu responsabilidad legal  colocarle una etiqueta de identificación. La etiqueta siempre debe incluir el nombre del perro y un número de contacto. Algunas etiquetas también indican si el perro tiene microchip.

Muchos propietarios colocan un collar tradicional plano para colgar la chapa identificativa.

Para estos fines de identificación es ideal, pero ¿es este el mejor tipo de collar para pasear a tu perro? Elegir el collar correcto es importante: un collar o arnés inadecuado o que no le queden bien puede causar problemas de salud y generar costosas facturas veterinarias.

 

¿Cómo medir a tu cachorro para comprarle un collar o arnés?

Antes de comenzar a buscar un collar para tu nuevo cachorro, es importante saber el tamaño del cuello de tu mascota. Por eso debes medir el cuello de tu perro con una cinta métrica flexible. También hay que tener en cuenta el hecho de que debes poder meter dos dedos entre el cuello del perro y el collar. Esto significa que es lo suficientemente ajustado como para que no se deslice sobre su cabeza y pueda sacarla, pero no tanto como para ahogar a tu perro.

 

Ten en cuenta que los cachorros crecen rápidamente, por lo que es extremadamente importante ajustar el tamaño de su collar a medida que crece. Comprueba el ajuste del collar con frecuencia durante el primer año de vida de tu perro y periódicamente después de ese momento. Siempre tienes que poder deslizar dos dedos cómodamente bajo el collar.

 

¿Qué tipo de collar es mejor para mi cachorro?

 

Plano

El tipo de collar más común en el mercado es un collar plano o estándar, son fáciles de poner y quitar y generalmente vienen con cierres o hebillas de plástico o metal. Esta es una gran opción para la mayoría de los perros.

 

Collar de entrenamiento suave

Los collares de adiestramiento son una alternativa más segura y cómoda a los collares de cadena; están disponibles en nailon, cuerda, etc., en diseños completamente textiles y mitad textil - mitad cadena. Los collares de deslizamiento limitado son particularmente populares entre los dueños de galgos u otras razas con una cabeza estrecha que es más fácil que se salga de un collar normal. Estos collares se aprietan alrededor del cuello de tu perro cuando hay tensión en la correa, pero solo pueden apretar tanto como lo permita el ajuste. Están diseñados para ajustarse alrededor del cuello de un perro si comienzan a tirar: la correa forma un lazo que pasa por encima del cuello del perro y cuelga hacia un lado. También pueden ser útiles al entrenar a los cachorros para que caminen bien con la correa.

 

Cabestro

El collar-cabestro está inspirado en una cabezada de caballo, se ajusta alrededor de la cabeza del perro y sobre su nariz, y es una herramienta que se puede utilizar para perros fuertes o cachorros a los que les gusta tirar de la correa. Funcionan exactamente como el de los caballos, lo que nos brinda control sobre la cabeza del perro y necesitamos menos fuerza para conducirle.

 

También existen los denominados 'collares correctivos', como collares de estrangulamiento, puntas... Los métodos de entrenamiento modernos han demostrado que estos collares exacerban los problemas de miedo y agresión en los perros, y no se recomiendan en absoluto.

 

Elegir el collar adecuado

Tiene sentido usar un collar plano para colgar la etiqueta de identificación de tu perro, pero no siempre es el mejor tipo de collar para pasearle. Tirar de un collar plano puede causar problemas de cuello y garganta en tu perro, incluyendo aplastamiento de tráquea o incluso fractura de vértebras. Problemas de salud como este pueden ser costosos de tratar, además del sufrimiento al que se sometería al animal

Los collares deslizantes también pueden causar lesiones por asfixia ya que el collar se aprieta cuando el perro se aleja del dueño. Una mejor manera de controlar los tirones y prevenir las lesiones por asfixia es con un arnés y correa larga.

 

¿Cómo elegir un arnés para tu cachorro?

Los arneses pueden ser una gran herramienta si tienes un cachorro fuerte o de una raza braquicéfala (de cabeza achatada y hocico corto) como un bulldog o un carlino, ya que el arnés evita la presión sobre el cuello de tu cachorro.

Hay diferentes tipos de arnés, pero lo que tienen en común es que se ajustan al cuerpo en lugar de al cuello, así que no aplican ninguna presión en la garganta o el cuello cuando el perro tira.

 

Cuando compramos un arnés, es importante asegurarnos de que se ajusta correctamente a nuestro perro. Un arnés mal ajustado puede cambiar la forma en que camina el animal, lo que puede causarle problemas en los hombros.

Hay arneses que tienen un accesorio para la correa en la parte delantera del pecho, lo que ayuda a disuadirle de dar tirones. Algunos tienen el enganche entre los omóplatos, que puede ayudar a controlar a su perro cuando se usa con un accesorio de correa frontal.

Los arneses son buenos para enseñar a los cachorros a caminar con la correa, ya que protegen el cuello frágil de un cachorro y son mucho más cómodos de usar para un cachorro que un collar normal.

Pero al usar estos arneses, es importante mantener la correa apretada; si se deja demasiado floja, se puede enredar fácilmente en las patas delanteras del perro.

 

Un collar o arnés es simplemente una herramienta para ayudar a mantener seguro a tu perro cuando estáis fuera de casa. No impedirá mágicamente que el perro tire de la correa.

Los collares y arneses para perros deben usarse junto con el entrenamiento basado en recompensas para ayudar a tu mascota a comprender lo que tú quieres que haga. El entrenamiento para caminar con correa suelta puede ayudar a tu perro a comprender que no quieres que tire de la correa.

 

¿Qué tipo de correa es mejor para mi cachorro?

 

Correa para pasear

Al igual que los collares, hay muchos tipos de correas disponibles, en diferentes longitudes, tejidos y diseños. Elegir una correa es bastante sencillo, solo hay que tener en cuenta el grosor y largo de la correa para asegurarse de que sea adecuada para nuestro cachorro y su rápido crecimiento. Empieza con tu cachorro con una correa más corta, esto te permitirá tomar el control y mejorar el entrenamiento.

 

Correa larga

Al entrenar a tu cachorro para aprender, que venga cuando se le llame, etc., una herramienta extremadamente útil es una correa larga. Estos productos son como una correa normal, pero de mayor longitud y están hechos con una cuerda resistente y liviana que varía en longitud de 5 a 15 metros. Son una ayuda esencial para el entrenamiento, permitiendo que el perro se sienta libre aún estando bajo tu control.