Perros y gatos carecen de la capacidad de succionar con las mejillas a diferencia de los seres humanos y otros animales como caballos o elefantes. ¿Cómo bebe tu mascota entonces? Supondrás, que la respuesta a esta pregunta, es “con la lengua”. Sin embargo, hay características que diferencian la forma de beber que tienen que cada uno de ellos.

Mientras las personas somos capaces de cerrar casi por completo la boca y succionar para beber agua en esa posición, este movimiento, aparentemente sencillo, no es común a todos los mamíferos. Perros y gatos, por ejemplo, no pueden adoptar esta posición mientras beben y deben recurrir a otras artimañas para sorber sin que se les escape el líquido. Recuerda que una mascota hidratada es una mascota protegida, pero ¿cómo bebe tu mascota?

Con el uso de imágenes y simulaciones de laboratorio, investigadores de la Universidad Estatal de Virginia —conocida como Virginia Tech— han revelado en un estudio, que estos animales utilizan su lengua para elevar rápidamente el agua hacia arriba a través de un proceso que implica la inercia. Sin embargo, el estudio también revela que perros y gatos no beben de la misma forma, como hasta ahora se pensaba debido a las características similares de las bocas felinas y caninas (ambos son animales mordedores y ninguno tiene pómulos completos).

A simple vista, en las grabaciones, se observa que los dos mueven sus lenguas muy rápidamente, pero si se analizan las imágenes a cámara lenta, los perros mueven su lengua mucho más rápido que los gatos, sumergiéndola en el agua y enroscándola hacia sus mandíbulas inferiores, y no hacia su nariz.

Los perros, además, muerden cuando beben para capturar el agua. Un instante después, la vuelven a abrir y sumergen sus lenguas de nuevo; a diferencia de lo que ocurre con los gatos, que tocan ligeramente la superficie del fluido con su lengua, pero nunca la sumergen completamente, según evidencian las imágenes. Cuida tu mascota sabiendo cómo ayudarles a hidratarse.

Para algunos, la diferencia en cómo beben perros y gatos es sólo una cuestión de ruido: los perros son bastante estruendosos cuando tragan, en especial si están muy sedientos, porque sumergen su lengua completamente. Al contrario, nuestros amigos felinos se han ganado la fama de ser más delicados y silenciosos. Saber cómo bebe tu mascota te ayudará a conocer sus limitaciones a la hora de hidratarse, algo especialmente útil si salís a dar largos paseos. Usar un recipiente adecuado para suministrarle agua te ayudará mantener tu mascota protegida .