Las tortugas de agua son una mascota cada vez más común en nuestro país. Son animales resistentes y no muy caros; pero hay que aprender bien cómo cuidar a una tortuga. Como no pueden mantener su temperatura corporal, si el ambiente es frío, entran en letargo, por ejemplo, en invierno. Se trata de un fenómeno natural que termina con la llegada de la primavera y el consiguiente aumento de la temperatura. Si la temperatura se mantiene constante durante todo el año, no hibernan (entran en hibernación por debajo de los 9º C).

El lugar idóneo para mantener las tortugas acuáticas es un acuaterrario, es decir, un tanque lo suficientemente grande y profundo para que las tortugas puedan practicar la natación; pero también debe contener una playita arenosa seca y soleada donde salir a descansar.

En cuanto a su alimentación para cuidar a una tortuga, la comida debe ser variada y aportar alimentos de origen vegetal y animal, desde los preparados comercialmente hasta otros frescos, e incluso algunas presas vivas. A los animales jóvenes debemos alimentarlos a diario y en su justa medida. En cambio, los animales adultos pueden pasar algunos días de ayuno. Como se trata de una especie, que come y defeca en el agua, hay que vigilar la pureza de ésta y colocar un sistema de filtrado eficaz. Cambiaremos totalmente el agua cuando se observe el menor signo de enturbiamiento.

No hay datos exactos de la longevidad de esos animales, pero pueden alcanzar fácilmente los veinte años, tiempo suficiente para que se conviertan en excelentes animales de compañía.

¿Macho o hembra?

Si además de saber cómo cuidar a una tortuga, deseas conocer si la tuya es macho o hembra, fíjate en los siguientes caracteres externos:

  • Los machos presentan uñas muy largas en las patas delanteras y su tamaño oscila entre los 10 y los 23 cm. El plastrón (parte ventral del caparazón) está ligeramente curvado hacia dentro.
  • En el caso de las hembras, las uñas de las patas delanteras tienen la misma longitud que las de las traseras, y su tamaño corporal es mayor: de 17 a 28 cm. El plastrón es casi plano.

Cuando las tortugas presentan todos estos caracteres, significa que ya han alcanzado la madurez sexual y pueden reproducirse, hecho que tiene lugar en primavera.