Un hogar perfecto, tiene mucho espacio para nadar. Una gran pecera o un estanque al aire libre les dará lo que necesitan. Una pecera redonda tradicional no es suficiente ya que resultan demasiado pequeñas y no dejan entrar suficiente oxígeno al agua.

 

Los Goldfish son peces de agua fría, por lo que no necesitan ningún equipo especial para calentar su tanque, pero es importante no cambiar la temperatura del agua repentinamente ya que esto puede alterarlos.

 

Son muy sociales, por lo que necesitan compañía; aunque procura no excederte, ya que esto puede conducir a la intimidación entre ellos y su agua puede contaminarse. Como regla general, puede mantenerse la de 1 cm de pez por litro de agua en el tanque, para calcular cuántos habitantes puede albergar tu acuario.

 

Una vez tengas a tus peces en casa, procura situar su pecera en algún lugar donde la temperatura se mantenga bastante constante. Debe estar fuera de la luz solar directa y corrientes de aire. Asegúrate de que esté fuera del alcance de los niños, otras mascotas y lejos de las vibraciones (por ejemplo, el televisor o los sistemas de sonido).

 

Coloca su tanque sobre una superficie bien plana y segura.

 

Es muy recomendable utilizar un filtro de agua porque la calidad de esta es realmente importante para la salud de los peces. Sin un filtro, los productos de desecho pueden acumularse en el tanque y los peces enfermarán.

Añadir una bomba mantendrá el agua en movimiento para que pueda recibir más oxígeno del aire. Recomendamos agregar uno a tu tanque o estanque, si tienes una cantidad de peces que lo hace necesario.

 

Cubre el fondo del tanque con grava adecuada para ellos; agregar adornos a tu acuario ayudará a mantener a los peces activos y a que se sientan seguros. Los refugios como cuevas y túneles les permitirán alejarse de otros peces cuando lo deseen. Las plantas y otros objetos suscitarán su interés y les darán algo para explorar. Procura no caer en la tentación de sobrecargar el tanque de decoración, recuerda que necesitan espacio libre para nadar cómodamente.

 

Recuerda que el agua del grifo lleva cloro normalmente, así que cuando llenes el tanque, añade algún producto que lo neutralice.

 

Una vez que tengas preparado el acuario, estarás listo para traer a tus peces a su nuevo hogar.

 

Como primer paso, haz flotar la bolsa que contiene tu pez en el tanque de agua durante 20 minutos para que se acostumbre gradualmente a la temperatura del agua nueva.

Agrega un poco de agua del tanque a la bolsa y espera otros 10 minutos.

Por último, deja que tus peces naden en su nuevo hábitat y tira el agua de la bolsa.

 

Diariamente, puedes limpiar con una red cualquier resto de alimento no consumido, una vez que ha transcurrido un tiempo prudencial para que coman.

 

Semanalmente, tendrás que retirar el 20% del agua y limpiar las algas verdes que puedan aparecer. Para reemplazar el agua que has quitado, quítale el cloro y déjala reposar 15 minutos hasta que alcance la misma temperatura que la del acuario, para añadirla con cuidado a continuación. No cambies toda el agua del tanque a la vez, puede estresar a tus peces

 

Respecto a la alimentación, sigue las pautas que te recomiende el veterinario, pero en general, los Goldfish comen dos veces al día. Si ves que pasados unos minutos aún hay mucha comida en el agua, has puesto demasiada; retírala con una red como mencionamos antes, y pon menos cantidad la próxima vez.

 

Obsérvalos a diario y si notas cualquier cambio en ellos, en su apariencia o comportamiento, podría ser un signo de enfermedad; así que, si dudas, habla con tu veterinario, quien te ayudará a mantenerlos felices y sanos.