Aunque todos los que convivimos con mascotas tratamos de inculcar unas normas básicas para educar a un perro en casa o a un gato, lo cierto es que los animales pueden ser imprevisibles y realizar movimientos inesperados en el momento menos apropiado.

Uno de los peligros de este tipo de reacciones es que nuestra mascota sufra quemaduras. En el hogar hay puntos concretos que pueden exponer a nuestros animales a estos peligros como pueden ser la cocina, tomas de conexiones defectuosas, calefactores, chimeneas, etc.

Es importante que sepas cómo curar las quemaduras de tu mascota y conocer el grado de quemadura que ha sufrido. Dependiendo del alcance de la misma es posible que puedas curarla tú mismo en casa, pero en otras ocasiones deberás acudir al veterinario de manera inmediata para proteger la salud de tu animal.

Las quemaduras menos graves son aquellas que sólo afectan a la epidermis. Son las quemaduras de primer grado.

SI la quemadura llega a afectar a la dermis, se trataría de quemaduras de segundo grado.

Las más graves son las quemaduras de tercer grado que pueden llegar a alcanzar zonas musculares.

Para curar las quemaduras de tu mascota, sigue los siguientes pasos:

  • Limpia la quemadura con agua fría. No apliques hielo. El cambio tan extremo de temperatura en la zona afectada sería contraproducente para la piel de nuestro animal.
  • Aplica con suavidad agua fría con una gasa mojada sin frotar la quemadura. Con el agua podrás desinfectar en una primera fase la herida, así como eliminar piel muerta y suciedad. Si te preocupas en mantener hidratado a tu perro en verano o a cualquier otro tipo de animal es porque el agua es fundamental para combatir el calor. En este caso, combatir el calor sufrido en la piel por una quemadura también puede ser minimizado con agua.
  • Hidrata la quemadura con una pomada que contenga efecto antibiótico para evitar infecciones.
  • Cubre la quemadura con un vendaje que no presione la zona. Así evitarás que la suciedad se impregne en la herida.
  • Aunque se trate de una quemadura de primer grado, poco profunda, acude siempre al veterinario para que inspeccione la zona afectada y para que aplique el mejor tratamiento para curar la quemadura de tu mascota.

Cuando tu mascota sufra algún tipo de quemadura es importante que mantengas la calma y actúes con rapidez. Una cura eficaz logrará que tu animal sufra menos las consecuencias de un percance de este tipo.