Te resolvemos todas las dudas y añadimos algunos consejos específicos para que cuides su alimentación, ¡ahora más que nunca! Todo sea por la tremenda satisfacción de ver nacer más peludines, ¡vamos a ser abuel@s!

El embarazo de una perrita suele durar alrededor de 9 semanas, ¡ojalá fuera el nuestro también así de corto! Si dividimos en tres tercios, tendremos las tres etapas básicas de un embarazo perruno:

  1. Periodo de fecundación e implantación
  2. Desarrollo del feto peludo. En este atapa comienza a formarse la estructura ósea del perrito y el peso puede aumentar considerablemente.
  3. La etapa de crecimiento fetal es en la que el perrito se termina de formar y, si evitamos que engorden demasiado, podremos facilitar indirectamente a que el parto sea menos doloroso y complicado.

En esta lista, nosotros añadiríamos otro periodo en el que la alimentación también es muy importante, se trata del periodo de lactancia, momento en el que la perrita se convertirá en fuente de alimento para uno, dos o… 101 perritos

Para afrontar el embarazo perruno, no está demás tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Si la futura mamá es de raza mini, no deberíamos facilitar que engorde demasiado ya que sus partos suelen ser más complicados.
  • Deberíamos apuntar las fechas relevantes para poder predecir, más o menos, el momento del parto.
  • La perrita debe hacer algo de ejercicio diario, al menos 2 veces, para sentirse más en forma. Por ejemplo, dos caminatas no demasiado largas.
  • En cuanto a la comida, un buen truco es alimentarla con comida específica para cachorros ya que esta tiene muchos más nutrientes, ¡es más rica! Por tanto, los pequeños perrunos ingerirán un sustento más beneficioso para ell@s. Ve adaptando este cambio alimenticio progresivamente para que su estómago se vaya adaptando.

Consulta con el veterinario desde el comienzo para que ambos llevéis control. Además, él te podrá aconsejar sobre la mejor alimentación.