Si estás pensando en adoptar una nueva mascota, y te gustaría tener un cocker spaniel has de saber que es un perro que destaca por su carácter alegre y juguetón.

Pero detrás de su comportamiento inquieto, el cocker es un perro inteligente, colaborativo y dispuesto a aprender. Es más, educar a un can de esta raza es muy sencillo si sigues una serie de pautas de adiestramiento.

Historia y origen del cocker

Antes de meternos en materia, te contamos de donde procede esta raza. El Cocker spaniel inglés es originario de Inglaterra y fue desarrollada como perro cazador con la finalidad de perseguir a las gallinetas arreándolas de sus escondites en los arbustos. Existen dos variedades: El cocker spaniel inglés, y el cocker spaniel americano, que es una adaptación del anterior.

Aunque fue reconocido como raza en el siglo XIX, su herencia proviene de miles de años antes de la de los spaniel originales. Su nombre deriva del francés antiguo “espaigneul”, que quiere decir “perro español” en referencia al país de donde venían los canes originales. Este tipo de perros era una raza de cazadores y cobradores de caza.

Los spaniel llegaron a Inglaterra traídos por sus dueños españoles y con el tiempo algunos de estos ejemplares se vendían o se regalaban a los aristócratas ingleses para usarlos en sus fincas. El aumento de su popularidad se produjo entre los siglos XV y XVI. En ese período, la raza spaniel se utilizaba para designar a un determinado tipo de perro de caza y con el paso del tiempo se fueron diferenciando en:

  • Spaniel de agua: usados para cazar aves acuáticas.
  • Spaniel de tierra: que a su vez se dividieron en dos tipos más:
  1. Perros de muestra: el cual mostraba la presa a su dueño
  2. Levantador de presa: aquellos que levantaban aves a los cazadores

Los levantadores de caza fueron los que originaron a los actuales spaniel levantadores. Cuando nacía una nueva camada, los perros se separaban según el tamaño. Los más grandes -los levantadores- se usaban para levantar las aves más grandes - de ahí su nombre-, y los perros más pequeños se escogían para levantar las presas pequeñas (en especial la codorniz), y se les denominaba como “Cocker”, derivado del término inglés “woodcock” que significa “becada”.

Ya en el año 1892 el Club Canino de Reino Unido reconoció al cocker spaniel como raza y se diferenció entre los levantadores y los Cocker.

Características del cocker

El cocker spaniel, puede tener numerosos colores de pelaje y cada persona puede tener una preferencia de color, sin embargo, decantarse por uno u otro no tiene ninguna influencia o precedente sobre la salud.

Este tipo de raza se caracteriza por ser muy noble. Es un perro dulce y tierno, especialmente con las personas que conoce, por lo que rápidamente se hará un hueco en el corazón de todos los miembros de la familia.

Le encanta estar en compañía y tiene un don especial para hacer nuevos amigos. No obstante, no le gusta que le molesten y, en ocasiones pueden reaccionar de manera agresiva si se sienten muy molestos.

Esta raza tiene un carácter juguetón y entusiasta y disfruta haciendo ejercicio físico y jugando al aire libre. Es muy inteligente, y muy colaborador y tiene una gran capacidad para aprender nuevos trucos. Pero para estimular todas sus habilidades es importante educar al cocker desde que es un cachorro.

Trucos para educar a un cocker

Educar a un cocker spaniel es bastante sencillo, pero es necesario ser constante y paciente. Si quieres obtener los mejores resultados debes ser perseverante en tus objetivos y mantener una regularidad en las sesiones de entrenamiento.

Se recomienda dedicar una hora al día al adiestramiento de tu perro, haciendo en sesiones cortas. Si no es posible procura hacerlo al menos tres veces por semana.

Eso sí, mucho cuidado en como reprendes a tu cocker, ya que se trata de una raza muy sensible y no reacciona bien a los castigos. Sin embargo, si responde muy bien al refuerzo positivo, por eso lo mejor es que recurras a los incentivos y recompensas. Puedes hacer uso de golosinas y reforzar con palabras de ánimo sus esfuerzos durante el entrenamiento para ayudarte a conseguir grandes logros.

El cocker spaniel un perro con mucha energía que necesita hacer ejercicio a diario y gastar energías. Aprovéchate de sus paseos esos para enseñarle nuevos trucos y reforzar las órdenes que ya conoce.

Para empezar el entrenamiento debes hacerlo con lecciones básicas, como responder cuando le llames o caminar a tu lado durante el paseo, y a medida que crezca podrás enseñarle trucos más complejos, como dar la pata, sentarse, saltar etc.

Y si tienes dudas sobre su cuidado o comportamiento no dudes en consultar con su veterinario.