Los loros son aves con mucha personalidad y suelen resultar bastante divertidos. Es una mascota bastante común y tendemos a pensar que todos aprenden a hablar por arte de magia, pero nada más lejos de la realidad, generalmente tendrás que enseñarle tú.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no todas las especies de loro tienen las mismas capacidades. Entre los loros más habladores, encontramos el loro gris africano, el loro amazona aestiva, el frentiazul, la cacatúa y la cacatúa ninfa.

También hay especies de tamaño inferior, como los periquitos, las cotorras y los agapornis, pueden aprender a hablar con tiempo y paciencia, pero no son habladores por naturaleza. La inteligencia natural de estos animales les permitirá comprender palabras y, a veces, frases.

Has de saber que entre estas aves no todos poseen las mismas capacidades, incluso hay variaciones individuales dentro de una misma especie. Por lo general, los machos son mejores habladores que las hembras, pues naturalmente su canto y capacidad de vocalización es mayor.

Para que aprendan más fácilmente el pájaro debe gozar de una buena salud y si además es joven será mucho más fácil enseñarle. Los loros tienden a imitar el habla de las personas, principalmente por su necesidad de sociabilizar.

El primer paso para enseñar a tu loro a hablar es establecer un vínculo afectivo con él y no crear unas expectativas demasiado altas. Para que eso ocurra, se deben dar las condiciones propicias. Ten en cuenta que algunos pájaros al llegar a una nueva casa se estresan mucho, puede que cada vez que te acerques a la jaula rehúya el contacto yendo hacia la esquina opuesta a la tuya. Es normal, procura darle su espacio los primeros días.

Ofrecerle un entorno agradable con juguetes y actividades entretenidas va a favorecer a que te tome cariño lograr y quiera comunicarse contigo. Es importante que la jaula tenga el tamaño adecuado, y este en lugar donde obtenga buena luz y calor. Además, debe estar situada en un lugar donde “haga vida” con la familia. Puedes darle golosina para pájaros o trozos de fruta para ganarte su confianza.

Ten en cuenta que no hay un tiempo estimado para enseñar a hablar a un loro. Algunos en tan sólo unos meses aprenderán palabras sueltas y sin embargo otros necesitarán más tiempo. La paciencia y la constancia son esenciales para que tu pájaro se convierta en un divertido parlanchín.

En el proceso es fundamental que no te frustres y no abandones. Ten en cuenta que las “lecciones” deben ser frecuentes. Para que den fruto, lo importante es establecer una buena conexión con él y enseñarle poco a poco, sin presiones.

Procura hacer repasos cada cierto tiempo y recuérdale palabras que ya sabe. Es importante para que las siga utilizando y no las olvide. Eso sí, nunca le grites ya que es completamente contraproducente.

Trucos para aprender a hablar

A continuación, te dejamos una serie de trucos que quizás pueden funcionar para que tu loro aprenda a hablar:

Elige palabras cortas y asócialas con momentos del día: Cada vez que entres en casa di "Hola", y al salir "adiós". También puedes llamarle por su nombre o repetir nombres propios.

Realiza sesiones con tu loro: dedica varios minutos al día a hablar con él, puedes hacer sesiones de 10-15 minutos para que os aburráis, en ellas repítele palabras, y empieza con palabras sueltas. Con el tiempo irá aprendiendo y podrás enseñarle frases y canciones. Prueba diferentes tonos al repetir las palabras.

Repítele el nombre de las frutas: cuando le premies con un trocito de fruta nombra la palabra de la que le estés dando como: "plátano", "manzana”. Así lo irá asociando más rápidamente.

Evita palabras que no quieres que repita: si no quieres que empiece a repetir palabras malsonantes o palabrotas, evita decirlas repetidamente delante de él.

Silba: si ves que tu loro tarda mucho en hablar, comienza silbarle o tararearle melodías, para ellos es mucho más fácil de coger.

Refuerzo positivo: cada vez que tu mascota reproduzca correctamente una palabra, procura tener a mano algún premio, como un aperitivo o una golosina, para animarle a seguir progresando.

Y si necesitas ayuda con tu loro porque le ves decaído no dudes en contratar un buen servicio veterinario para cuidar de él cómo se merece.