Siguiendo unas normas básicas para educar al perro en casa es posible evitar que tu mascota muerda los muebles, una costumbre que puede adquirir desde que es cachorro.

Convivir con un animal de compañía debe resultar una experiencia positiva que nos debe aportar felicidad. Si no controlamos los instintos animales que tienen como es el caso de los perros, que pueden morder de forma compulsiva los objetos que les rodean, dicha experiencia de convivencia puede resultar, en ocasiones, un fastidio.

Protege tu casa de actos del animal como el que te mencionamos y vive con la tranquilidad de saber que aunque tengas que ausentarte del hogar, tus muebles van a permanecer intactos durante tu ausencia.

A continuación te contamos cómo evitar que tu perro muerda los muebles:

  • Lo primero que debes hacer es identificar la causa de tal comportamiento. El perro puede morder los muebles por diversos motivos: si es cachorro es posible que sienta molestias en su dentadura. Morder objetos le puede aliviar bastante. Otro motivo puede ser que se encuentre estresado porque pasa demasiado tiempo encerrado en la casa. En este caso, es posible que necesite más paseos. Un perro que muerde los muebles puede estar aburrido, enfadado con el comportamiento de su dueño, etc.
  • Una vez identificada la causa (problemas de espacio, aburrimiento, falta de ejercicio)… te resultará más sencillo evitar este comportamiento. Pero debes tener en cuenta que muchas veces se trata de un simple problema de adiestramiento y que el perro sólo pretende llamar tu atención.
  • Sacarle más a la calle y permitir a tu perro que dé largos paseos puede ser una buena manera de que el animal queme energía y llegue a casa más relajado.
  • Existen masajes para perros. Aunque no lo creas, se los puedes proporcionar tú mismo y les relaja bastante.
  • Para los cachorros que sienten molestias en su dentadura o para aquellos perros adultos que sienten un gran placer en morder objetos, existen juguetes destinados a aliviar esta necesidad de morder cosas. Son juguetes resistentes, que pueden roer y mordisquear, fabricados para que a la vez que el perro pueda aliviar sus ganas de morder, refuerce su dentadura.
  • Para cuidar de tu mascota y no estresarle con regañinas y enfados, utiliza el refuerzo positivo. Este siempre es más efectivo que hacerle sentir que estás enfadado, algo que le puede asustar e incluso deprimir. Cada vez que tu perro muerda un mueble, corrige su actuación en el momento y prémiale cuando deje de hacerlo.