Cómo evitar que tu perro muerda los muebles

¿Tu perro está decidido a acabar destrozando tus muebles? Lee lo que te contamos para que deje de hacerlo. Mascotas

Los perros aportan a los humanos cosas tan buenas y nos hacen sentir unos sentimientos tan gratificantes que no hay nada ni nadie que pueda hacer que nos quedemos con lo malo antes que con lo bueno. Eso sí, cuando un perro vive en una vivienda y comienza a tener hábitos destructivos, la situación puede convertirse en un grave problema y la única solución es prestar atención a la mascota para encontrar la razón de su comportamiento y prestar tu ayuda en todo lo necesario. Además de contar con un buen seguro para mascotas que cubra todo lo relacionado con la salud física, vacunas y diversos tratamientos, el comportamiento de los perros también ha de ser educado, mucho más cuando convive en el mismo espacio que los humanos. 

¿Imaginas salir un día de casa y al regresar encontrarte todo destrozado? Es algo más común de lo que crees. En estos casos, es conveniente contactar con tu seguro de hogar, ya que hay algunas pólizas que sí se hacen cargo de todo lo que implica convivir con una mascota en casa. Mucha gente no lo sabe, por eso es conveniente llamar a la compañía aseguradora para solicitar esta información.  

Siguiendo unas pautas elementales para educarle se puede impedir que tu perro mordisquee los muebles, buenas costumbres que puedes hacer que aprenda desde que llega a tu casa con pocos meses de vida.

Vivir con una mascota ha de ser una experiencia placentera que nos proporciona alegría y bienestar. Si no conseguimos controlar los instintos que poseen por genética los perros, que pueden entretenerse royendo los objetos que les rodean, dicha experiencia de convivencia puede resultar, en ocasiones, un fastidio.

Protege tu casa de acciones como las que te mencionamos y vete tranquilo sabiendo que, aunque tengas que salir de casa, vas a encontrarte los muebles igual que los dejaste.

¿Por qué los perros muerden los muebles?

Un perro, sea de la raza que sea, puede morder los muebles por diversos motivos durante un momento determinado de su vida. Lo bueno es que no es un hábito que dure para siempre, ya que tiene solución. Algunas de las causas más comunes son:

Los dientes

Si el perro es todavía un cachorro, es posible que sienta molestias en su dentadura a causa de la caída de los dientes de leche y la aparición de los dientes de adulto. Lo normal es que de cachorros lo muerdan todo y, a veces, morder muebles, rodapiés o puertas les puede proporcionar sensación de alivio. 

Estrés

Otro motivo bastante común es que el perro esté estresado porque pasa mucho tiempo en casa. En este caso, es posible que necesite salir más a la calle o que las salidas sean más prolongadas de lo habitual. Un perro que muerde los muebles puede estar aburrido o enfadado con el comportamiento de su dueño. Se trata, ni más ni menos, que de una forma de llamar la atención. Es asombroso lo inteligentes que pueden llegar a ser y si el dueño ya conoce lo suficiente a su mascota, no tardará en entender el mensaje. 

Falta de espacio

Pasar la mayor parte de su tiempo en un espacio pequeño donde no puede soltar la adrenalina que le gustaría también puede dejar a conductas perjudiciales para el perro. 

Frustración

La frustración provocada por quedarse solo en casa mientras todos los habitantes salen cada mañana a realizar sus tareas cotidianas también puede provocar un aburrimiento que, sumado al enfado, le haga morder las puertas o muebles de la vivienda. 

¿Cómo evitar que un perro muerda tus muebles?

Según lo que recomiendan los especialistas en estos casos, en primer lugar, lo más recomendable es prestar atención y tratar de identificar la causa de tal comportamiento. Algunas de las citadas anteriormente pueden darte alguna pista. 

Una vez estudiado el caso, con ayuda de un profesional si se precisa, e identificada la causa, resultará más fácil evitar este comportamiento a través de la educación y de poner en práctica una serie de técnicas que pueden beneficiar mucho a tu mascota. Para ello, debes tener en cuenta que muchas veces se trata de un simple problema de adiestramiento y que el perro solo pretende llamar tu atención.

Prácticas tan cotidianas y sencillas cómo sacarle más a la calle o salir el mismo número de veces, pero durante un mayor periodo de tiempo, permitirán dar largos paseos a tu perro y conseguir que suelte toda la adrenalina y el estrés con el que ha cargado durante todo el día. De esta forma, regresar a casa será un momento de relax y descanso, un momento placentero para él y no un momento traumático.  

También hay técnicas de todo tipo como, por ejemplo, masajes para perros. Aunque no lo creas, se los puedes dar tú mismo y esto les ayuda bastante a relajarse. Cambiar la alimentación también puede favorecer a un cambio de comportamiento en el animal, ya que puede que algo no le esté sentando bien. Es recomendable acudir al centro veterinario en estos casos por si la valoración y los consejos de un profesional sirven de ayuda. 

Si estamos ante el caso de un cachorro, es posible que no funcionen ninguna de las estrategias anteriores, ya que, a una edad tan temprana todavía no están educados. Lo que sí podemos hacer es comenzar a acostumbrarles a que muerdan sus propios juguetes y regañar-educar en el momento que los veamos mordiendo un mueble. 

Para los cachorros que sienten molestias en su dentadura o para aquellos perros en edad adulta a los que les encanta morder objetos, existen juguetes destinados a aliviar esta necesidad de morder cosas. Son juguetes resistentes, que pueden roer y mordisquear, fabricados para que mientras el perro alivia sus ganas de morder, refuerce su dentadura.

Para cuidar de tu mascota y no estresarle con regañinas y enfados, utiliza el refuerzo positivo. Este siempre es más efectivo que hacerle sentir que estás enfadado, algo que le puede asustar e incluso deprimir. 

Cada vez que tu perro muerda un mueble, corrige su actuación en el momento y prémiale cuando deje de hacerlo. Con paciencia y sin dejar de insistir conseguirás tu objetivo en menos tiempo del que piensas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS