Aquellas personas que tienen mascotas en casa están acostumbradas a limpiar muchos más, especialmente si tienen animales que sueltan pelos, dejan babas o posibles rastros con sus patas.

Ahora con el coronavirus estamos más pendientes que nunca de la limpieza del hogar del hogar y de no introducir en nuestras viviendas, virus y bacterias procedentes de la calle, que traigamos a adheridos a la ropa y el calzado.

Por eso es muy importante que cuando volvamos de pasear a nuestros perros les limpiemos correctamente las patas para desinfectarlos. Recuerda que bajo ningún concepto hay que limpiar a nuestros amigos peludos con productos como lejía o aguarrás. Estás practicas las hemos visto en algunas noticias y son muy perjudiciales para nuestro perro, porque podemos abrasar su piel y crearles graves problemas. Al igual que tu bajo ningún concepto utilizarías estos productos para tu desinfección, no debes hacerlo con tu perro.

Como ahora desinfectamos con más celo nuestras casas, pero es importante limpiar el hogar correctamente tratando de no perjudicar a nuestras mascotas. Por eso, es importante que tengas en cuentas que los animales tienen costumbres que, aunque nos puedan parecer insignificantes, pueden perjudicarles, ya que podrían ingerir pequeñas dosis de componentes tóxicos por varios motivos:

  • Las mascotas se tumban en el suelo.
  • Dedican bastante tiempo a acicalarse, vamos que se lamen el pelo y las patas.
  • Andan por toda la casa sin ningún tipo de protección en sus patitas, obviamente no tienen zapatos.
  • En ocasiones chupan el suelo.

Productos tóxicos para las mascotas

Lo primero que debes tener en cuenta es que gran parte de los agentes que utlizamos en casa para la limpieza y desinfección, emiten gases que son tóxicos e irritantes, pero no sólo para tus mascotas, también para ti y tu familia.

De hecho, hay algunos que incluso resultan peligrosos para la salud, como es el formaldehído, presente no sólo en estos productos, sino también como conservante o en la industria de la ropa.

Por eso debes tener en cuenta que productos resultan muy tóxicos para la limpieza:

  • Amoníaco: este producto daña las membranas mucosas, predispone y empeora el asma. Por eso siempre que lo uses, rebájalo con agua, y procura tener ventilación, tanto puertas como ventanas abiertas, para que los gases que emite puedan salir.
  • Amoniaco+lejía: Nunca jamás debes hacer esta mezcla porque es altamente tóxica, no solo para las mascotas, también para las personas. Hay casos de personas que han fallecido por la inhalación del gas que produce.
  • Formaldehido: este producto es un compuesto químico muy potente contra las bacterias. Se encuentra en jabones, detergentes, desinfectantes, ambientadores y en otros productos, por ejemplo, de higiene personal (quitaesmalte, desodorantes,etc). Además, es carcinógeno y que también empeora y fomenta al asma.
  • Cloro: Este producto está presente en desinfectantes, limpiadores de baño, lavavajillas, detergentes para la ropa y blanqueadores. Provoca diversos síntomas como: mareos, náuseas, vómitos y edema en la laringe.

Cuando limpies la casa debes tener en cuenta que algunos productos específicos para la limpieza del baño son tóxicos para las mascotas así que procura que no queden restos.

Los limpiadores multiusos para el hogar suelen contener 2-butoxietanol, que es un disolvente que puede producir daños en la piel y la garganta al ser inhalado. Además, es capaz de ocasionar problemas graves en hígado y riñones si se está muy expuesto. Algunos también llevan amoniaco, percloretileno o hidróxido de sodio, todos muy nocivos para el organismo.

Señales para reconocer si tu mascota a ingerido alguno de estos productos.

Si por error tu mascota hubiera ingerido de forma accidental estos productos nocivos presentarías los siguientes síntomas:

  • Vómitos.
  • Diarrea
  • Convulsiones
  • Letargia, estará sin energía, decaído.
  • Coma
  • Muerte (en los casos más severos).

En caso de detectar algún síntoma compatible con una intoxicación, no pierdas el tiempo y acude rápido a tu veterinario, ya que una intoxicación puede resultar fatal.