En primer lugar, si quieres tener a tu mascota siempre contigo deberías buscar alojamientos que permitan mascotas, cada vez hay más en todos los destinos. Pero, si quieres disfrutar de X hotel o hacer un gran viaje donde el perrito no puede participar, deberías pensar dejarlo en las mejores manos para favorecer su bienestar.  En la medida de lo posible, ya que, seguro que os añorará durante todo el tiempo, pero, ¡son unos días! No pasa nada… ¡Qué no cunda el pánico!

Pues bien, seguramente tengamos familiares o amigos que quieran cuidar nuestra mascota durante unos días, pero, ¿de verdad queremos meterles en ese lío? ¿Hay necesidad? ¿Va a disparatar demasiado sus vidas? Piénsalo bien y, antes de decidir, valora la opción de llevarlos a un hotel perruno. ¡Ellos también necesitan liberar tensiones y descansar! Defender tu hogar durante todo el año debe ser agotador… 

Ahora bien, para que un hotel perruno sea tan confortable como se espera, deberías fijarte unos requisitos previos como, por ejemplo:

  • Que su ubicación sea cercana a tu hogar habitual. Así el traslado será lo menos traumático posible.
  • Que pueda tener contacto con la naturaleza.
  • Que no esté encerrado en una jaula durante la noche o similar.
  • Que quede rodeado de perros similares a él en tamaño o carácter.
  • Vigilancia 24h.
  • Que el hotel esté bien asegurado y cuente con todos los permisos y licencias legales.
  • Que tengan contacto con humanos, posiblemente sea el requisito más importante ya que así los animales estarán distraídos y notarán cariño al igual que cuando están en casa.

Por último, y no menos importante, ten tu perro bien asegurado (hay Comunidades Autónomas en las que es obligatorio) por lo que pueda pasar en tu ausencia y avisa a sus cuidadores para que puedas disfrutar con tranquilidad tus vacaciones. A la vuelta te esperará con las patas abiertas, como siempre. Puro amor.