El vínculo que se puede llegar a generar entre una persona y su animal de compañía puede ser tan fuerte que es muy normal que los que conviven con mascotas sientan a estas como un miembro más de la familia. Por eso, la muerte de una mascota se convierte en un momento trágico que trae consigue un inmenso sentimiento de pérdida y que requiere un duelo duro y triste.

Hacer feliz a nuestra mascota es la motivación más fuerte que tenemos todos aquellos que decidimos incluir un animal de compañía en nuestras vidas. Una decisión que es recompensada con creces, recibiendo todo el cariño por parte de nuestros animales y compartiendo con ellos momentos y etapas vitales que se convierten en inolvidables.

Cualquier problema de salud de nuestro a animal de compañía es motivo de gran preocupación, un sentimiento que en muchas ocasiones es compartido por nuestros animales. Un reciente estudio constató que, por ejemplo, los perros sienten el dolor humano y tratan de consolarlo. ¿Cómo no sentirlos parte indispensable de nuestras vidas y necesarios para nuestro bienestar?

Nadie se siente preparado para despedirse de un animal al que, lejos de ser tan sólo un compañero de juegos, se considera un compañero y amigo. Por eso, a continuación te queremos ofrecer unas pautas para saber cómo superar la pérdida de tu mascota:

·         En muchas ocasiones, el entorno de algunas personas no entiende que se sienta una profunda tristeza por la pérdida de un animal con la misma intensidad con la que se siente la pérdida de una persona. No reprimas tus sentimientos por este motivo. Para superar el duelo por la pérdida de una mascota es necesario expresar lo que sentimos.

  • Dependiendo de cada caso, sustituir la presencia de una mascota perdida por otro nuevo animal de compañía, puede ayudar o por el contrario puede ser contraproducente. Depende de los sentimientos y circunstancias personales de cada individuo. Medita si esta opción te ayudaría a no acusar tanto la ausencia de tu mascota. Si crees que sí, no dudes en hacerlo.
  • Elimina el sentimiento de culpa. Proteger la salud de las mascotas es una de las máximas preocupaciones de todos los que decidimos convivir con una. Pero hay veces que el triste desenlace de su muerte es inevitable. Hay que asumir este hecho como parte de la vida y quedarnos con los recuerdos más positivos.
  • ¿Qué hacemos con los objetos que nos recuerdan a nuestra mascota? El bebedero, sus juguetes, su manta… cuesta deshacerse de ellos. Tómate tu tiempo, pero lo más recomendable es que con el tiempo decidas donarlas para que su presencia no te lleve una y otra vez al amargo recuerdo de su ausencia.