Al igual que las personas, las mascotas notan el paso de los años. No tienen tantas energías para correr o jugar, les duelen las articulaciones y no todos los alimentos les sientan tan bien como antes. En torno a los siete años, gatos y perros ya empiezan a notar los achaques de la edad. Sin embargo, con algunas técnicas de prevención podemos conseguir que los signos del envejecimiento se atenúen y su estado de salud no se deteriore tan rápido.

A continuación, te detallamos una serie de consejos para que tu mascota envejezca en forma:

  • Llevarle al veterinario al menos dos veces al año para hacerle revisiones.
  • Darle una buena alimentación, evitando los excesos y los restos de comida casera. No basta sólo con darle un excelente alimento balanceado, sino que hay que tener en cuenta que debe ser adecuado para la edad y estado nutricional.
  • Se recomienda que hagan actividad física diaria y a su medida. No hay que forzarlos a hacer ejercicios en horarios inadecuados.
  • Mantener limpio el lugar designado para la mascota con agentes contra gérmenes y con antiparasitarios externos ambientales.
  • Durante el verano, resguardar al animal en horas de mayor radiación y mantenerlo siempre hidratado.
  • Nunca dejarlo atado bajo el sol o encerrado en un auto.
  • Si se lleva al perro a la playa, colocarle gotitas en los ojos para prevenir conjuntivitis por la arena que se levanta los días de mucho viento. Y, además, darle la posibilidad de acceder a una sombrilla o carpa para que pueda tener un lugar de sombra cuando él lo disponga.
  • Si se decide llevarlo de vacaciones, tratar de evitar la sedación. Si tiene que viajar en avión, hay que acostumbrarlo a la jaula desde mucho tiempo antes para no utilizar tranquilizantes. Realizarle, además, un chequeo general antes de viajar, vacunación y desparasitación antes de salir y al regresar.
  • Hay varios productos que retrasan los signos del envejecimiento porque contienen sustancias antioxidantes que disminuyen los procesos degenerativos e inflamatorios del manto piloso, mejoran el pelaje y la piel del animal, entre otros beneficios. Se recomienda que la mascota los tome antes de cumplir los seis años, para proteger sus células.
  • Una vez pasados los seis años, hay que reforzar los cuidados. A esa edad comienzan a tener canas y a engordar por realizar menos actividad. Los dientes se les pueden llegar a caer si no se realizan limpiezas, ya sea por cepillado o por ultrasonido cuando hay sarro.
  • Si la mascota no realiza sus actividades cotidianas y permanece más tiempo echada, es recomendable que lo revise un veterinario. Un animal decaído puede tener una enfermedad física o una comportamental. De ser necesario, el médico lo derivará a un fisioterapeuta veterinario, que podrá realizar sesiones de ultrasonido, láser, magnetoterapia o electro estimulación, que son usadas para el tratamiento del dolor crónico y para rehabilitación.