Según los expertos, sacar de paseo a tu mascota tres veces al día sería suficiente. No obstante, hay razas que requieren más ejercicio que otras y en estos casos hay que procurar que los paseos sean más largos.

El ejercicio es vital para que nuestro perro esté en forma. Lo normal es que los paseos sean tres: por la mañana, a mediodía y por la noche, y durante un tiempo de entre 15 y 20 minutos. Recuerda que ese ‘momento’ es de tu mascota y ella necesita corretear, oler, jugar… Y no solo hacer las cositas y a casa. Seguro que ‘darse una vuelta’ os sienta bien a los dos.

Intenta que los paseos se distribuyan de la forma más equilibrada posible a lo largo de la jornada, para proporcionar al animal la posibilidad de hacer sus necesidades de forma regular. No tiene sentido pasear tres horas seguidas por la mañana si luego pasan 16 horas hasta la próxima salida… No obstante, si trabajas, puedes hacer más corto el paseo de la mañana y alargar los de la tarde y la noche.

Hay perros más activos, que disfrutan saliendo a la calle y, en cambio, otros pueden resultar más perezosos o simplemente tienen una edad más avanzada, por lo que no les hará falta una larguísima caminata o un paseo interminable.

Pero los paseos no solo deben ser frecuentes sino también divertidos para tu perro. Permite a tu mascota desarrollar el olfato, su principal sentido. Ten en cuenta que necesitan utilizarlo diariamente.

Deja también que mantenga contacto con otros perros, porque como seres sociales que son requieren tener relación con otros miembros de su especie. Aunque no todos los perros son igual de sociables y tampoco hay que empeñarse en conseguir que nuestro animal haga ‘amigos’ allá donde vaya. Dejemos que se relacione de forma natural, escogiendo cuándo quiere jugar y con quién.

¿Dónde ir con nuestra mascota? Eso dependerá de si vivimos en la montaña, en la ciudad o en una pequeña urbanización cerca de la playa, por ejemplo. En cualquier caso, es recomendable disponer de varios lugares a los que llevar a nuestro perro. De esta forma, el nivel de estimulación que le ofreceremos será mayor que si siempre vamos al mismo sitio o hacemos la misma ruta. Sin embargo, si nuestro can es de aquellos que no disfrutan con los cambios o simplemente es muy miedoso, lo mejor es que le proporciones una o varias zonas seguras (parques o lugares en los que se sienta cómodo) y realizar allí los paseos. Por simple que parezca, sacar a pasear a tu perro es una tarea que tiene muchos beneficios para la salud de tu mascota.