Posiblemente la raza Teckel sea una de las preferidas de los jóvenes de hoy en día, están muy de moda y, aunque siempre recomendamos adoptar cachorros en perreras, los Teckel también pueden tener su espacio en casa. Eso sí, debemos ser consecuentes y cuidarles y protegerles durante toda su vida.

Por cierto, hay comunidades autónomas en las que es obligatorio que los perros estén asegurados. Tanto si lo es, como si no, todos deberían estarlo.

¿Cuánto pagarías por el tuyo? No es nada caro y merece la pena 100%, descúbrelo aquí sin compromiso.

Dicho todo esto, ¡vamos al grano! ¿Cómo son los Teckel?

  • Estas salchichas tienen un carácter muy afable y una gran capacidad de adaptación. Serán felices y se comportarán vivan donde vivan.
  • ¡Su aspecto es muy peculiar! Son muy bonitos además de diferentes y graciosos.
  • Provienen del norte de Europa y su origen está relacionado con la caza. Estos pequeños son muy válidos para el rastreo campo a través, sobre todo bajo tierra. ¡De ahí su morfología y cualidades físicas! 
  • Aunque son muy cabezotas y testarudos, no resulta difícil educarles, aprenden con rapidez.
  • Al igual que los perros de raza Westie, no llevan muy bien eso de la soledad. ¡Compañía, compañía y más compañía! Te perseguirán constantemente por toda la casa hagas lo que hagas y serán la compañía perfecta para una tarde manta, sofá y una buena película.
  • Debemos evitar someterles a largas caminatas, saltos o carreras intensas ya que, debido a la longitud de su espina dorsal, son propensos a sufrir problemas de espalda.
  • Su peso oscila de los 3kg a los 9kg aproximadamente, es más, no deberían pasar de ese peso para no sufrir más dolores. ¿Cómo controlar la obesidad perruna?
  • Hay diferentes tipos de Teckel y, sobre todo, se diferencian el pelaje más corto, más largo, de color negro o de varias tonalidades…

En definitiva, una buena mascota para darnos amor, cariño y hacernos la vida más maravillosa.