Seguro que en tu casa cuentas con un botiquín para solucionar esos pequeños cortes, heridas o quemaduras que puedan ocurrirte a ti y a tu familia. Pero, ¿y para tu mascota? ¿Cuentas con todo lo necesario para remediar los percances que puedan sufrir tu perro o tu gato?

Ellos también se lo merecen y, sobre todo, cuando son ‘pequeños’ estos accidentes son más que habituales. Es posible que algunos de los productos, que tienes en tu botiquín para personas, también puedan servir a animales, pero otros, seguramente, no, sobre todo aquellos que te haya recetado el veterinario para tratar el dolor, los parásitos o las inflamaciones de tu mascota. Entonces, ¿qué debes poner en el botiquín para tu mascota?

Los indispensables en el botiquín para tu mascota

Por ejemplo, nunca debe faltar cierto instrumental para curarle, como unas pinzas siempre exclusivas para tu perro o gato, que servirán no solo para quitarle astillas o pelos molestos sino también si después del paseo, aparecen garrapatas.

Incorpora también gasas estériles, algodón y suero salino que puedes utilizar para lavarle las heridas o limpiarle los ojos; y tampoco olvides incluir algún gel cicatrizante y un termómetro, mejor si tiene punta de goma y es flexible. Recuerda que la temperatura de las mascotas es más elevada que la nuestra (alrededor de 38º).

Igualmente, tendrás que contar con desinfectantes, como povidona yodada o clorhexidina para limpiarle las heridas (por si se hace un corte, una raspadura…); y siempre es recomendable disponer de una tablilla por si se lesionara alguna extremidad y hubiera que inmovilizarle antes de tener que ir al veterinario.

No te olvides tampoco del bozal… Y pónselo, mientras les estés curando. Aunque tu mascota te quiera con locura, al tratar sus heridas, le estarás haciendo daño, y casi seguro que te enseñará los dientes e intentará morderte.

Tu mascota también debe contar con sus propias tijeras (para cortarle las uñas, por ejemplo); y tampoco está de más incluir una toalla o una manta vieja.

Otro consejo: ten preparado un botiquín idéntico en la guantera del coche para cuando vayas de viaje.

No obstante, contar con este botiquín de urgencia, no quiere decir que podamos solucionar siempre los problemas de nuestra mascota en casa, porque a veces es necesario contar con la opinión y el tratamiento del especialista…

Por eso, junto a todo lo anterior, nunca debe faltar el número de teléfono del centro veterinario al que acudas habitualmente. Así, si tu mascota tiene un accidente, no perderás el tiempo buscando ese dato.