Reconocer el celo en las perras es importante para los dueños de estos animales, tanto si desean que tengan crías como si no deseen cruzar al animal con otro miembro macho de su especie.

El celo en las perras trae consigo una serie de reacciones en el cuerpo del animal y en su comportamiento, por lo que detectarlo, es una forma de cuidar y proteger a tu mascota de molestias a las que puedes poner remedio.

¿Cuándo aparece el primer celo en las perras?

La primera pregunta que debes saber responder es ¿cuándo aparece por primera vez el celo en las perras? Depende de la raza y del tamaño del animal. En las razas más pequeñas, suele presentarse entre los siete u ocho meses de vida. En las razas más grandes, sin embargo, suele tardar alrededor de un año. En todo caso, es necesario que el animal haya alcanzado o esté a punto de alcanzar su tamaño de adulto para que tenga el primer celo.

¿Cómo reconocer que una perra está en celo?

El celo de las perras es muy reconocible, ya que sufren unos días (entre 10 y 15) de sangrado, algo conocido como el proesto. Esto es una señal clara para los dueños, que saben que a partir de ese momento tienen que estar más alerta en la relación de sus mascotas con el resto de miembros de su especie.

Cuando la perra se encuentra en esta fase, los dueños deben prestar también atención a su actitud, ya que las perras tienden a limpiarse de manera compulsiva para eliminar cualquier rastro. Cuida de tu mascota fijándote bien en si realiza en exceso esta acción, ya que se pueden llegar a irritar la zona de la vulva.

El celo de las perras dura una media de veinte días. Las perras estarán receptivas una vez haya terminado el sangrado, aunque los días de ovulación del animal son sólo cuatro. Es durante estos últimos cuando la perra puede quedarse preñada.

Sabrás que tu mascota ha pasado su periodo de celo cuando no al acariciarle la parte baja del lomo el animal no retire el rabo.

Una vez pasado el celo de una perra, lo más común es que vuelva a aparecer a los cinco o seis meses.

¿Cómo afecta el celo a las perras?

¿Cómo afecta el celo en las perras? Suelen mostrarse más nerviosas e irritables, aunque también tendrán momentos en los que reclamarán cariño y atención en exceso. También, sentirán la necesidad de salir más a la calle y de marcar territorio, por lo que es posible que orinen con más frecuencia y en lugares donde no suelen hacerlo.

Si no deseas que tu perra pase por un embarazo, lo más recomendable es tenerla alejada de los perros machos durante el periodo del celo. Evita en la medida de lo posible que salga sola a la calle.

En caso de que desees una camada, consulta con el veterinario para que te indique cuál es el mejor momento para preñar a tu perra y cuál es la manera más adecuada para hacerlo.

La mejor forma de cuidar de tu mascota cuando tu perra está en celo es ser cariñosos, pacientes y comprensivos con ella y no dejar de consultar con un especialista cualquier duda que tengamos.