No sólo los objetos sueltos son un peligro en la conducción, también los animales que a menudo viajan dentro del vehículo, si no van bien atados. Un perro de 35 kilos puede convertirse, a 40 km/hora, en un proyectil con una fuerza de 1.400 kilos.

El Centro Tecnológico Allianz (AZT) ha realizado nuevos ‘crash test’ con objetos sin asegurar y con dummies de perros. Si un coche se estrella a 40 km/h, un perro que salga despedido debido a la colisión puede alcanzar una fuerza de proyección de 40 veces su peso. Por ejemplo, un pastor alemán que pese 35 kilos puede golpear con una fuerza de 1.400 kilos. De modo que es fácil imaginar el daño que el animal puede sufrir e infligir a los ocupantes del vehículo.

Para llevar a cabo el experimento, este centro utilizó dos peluches de perros. Introdujeron ambos muñecos en el coche, uno suelto y el otro asegurado con un arnés, y lanzaron el coche contra un muro. El primero de los muñecos, salió volando por el interior del vehículo y se estrelló violentamente en el salpicadero, mientras que el perro que llevaba el arnés permaneció en su sitio en el asiento de atrás.

Los expertos de AZT afirman que, tomar las medidas de seguridad adecuadas con las mascotas mejora las posibilidades de que todos los ocupantes del vehículo sobrevivan tras una colisión. Si el animal está bien atado y a distancia, el conductor puede también conducir manteniendo la vista en la carretera y las manos en el volante, lo que implica un menor riesgo de accidente.

Se recomienda asegurar a las mascotas de hasta 12 kilos con un arnés atado a un cinturón de seguridad específico para perros. Los animales de mayor tamaño viajarán con seguridad en jaulas de viaje en la parte trasera del coche, porque los arneses permiten demasiado desplazamiento hacia adelante y, en consecuencia, un perro grande puede golpearse con el asiento delantero, incluso llevando un cinturón con arnés.

Otro peligro para las mascotas en verano es dejarles encerrados en el coche. Los vehículos cerrados pueden convertirse en un horno en pocos minutos, y no dejar suficiente oxígeno a la mascota.

Si tienes una mascota y es uno más en la familia, protégela y cuídala.