Si detectas que el perro no come, debes saber que en la mayoría de los casos, la causa es sencilla de detectar, tiene solución y no es motivo de preocupación.

Aun así, no te relajes. Hay veces que, cuando el perro no come, puede ser señal de algún problema más grave, como alguna enfermedad estomacal, renal e incluso de depresión.

Si notas que el perro no come, sigue los siguientes consejos para comprobar si tu mascota vuelve a dejar salir su apetito:

  • Prueba a cambiar el pienso. Puede ocurrir que tu perro se haya cansado de comer siempre lo mismo, de sentir el mismo sabor todos los días. Cuando dejan de comer, muchas veces es porque, simplemente, se han aburrido o les ha dejado de gustar. Trata de buscar otro pienso con un sabor diferente al habitual.
  • Prueba varias opciones a la hora de buscar nuevos sabores. Puedes optar por diferentes marcas de pienso y observar cuál acepta mejor. También puedes combinar el pienso duro con la comida blanda.
  • Acompaña a tu perro durante el proceso del cambio de alimento. A ellos, les encanta sentirse acompañados. Tu presencia puede ser un gran estímulo para él a la hora de recuperar de nuevo el apetito.
  • Comprueba que el perro está cómodo cuando se dispone a comer. Es posible que el motivo sea ambiental. A lo mejor no te has percatado de que el comedero del perro se encuentra ubicado en un lugar demasiado caluroso, ruidoso, frío, etc. Esto puede ser suficiente para que el perro se estrese y pierda el apetito.
  • Si el perro no come, no caigas en el error de alimentarle con la misma comida que cocináis para vosotros. No sería sano para tu mascota. Aunque a los perros les encanta la comida para humanos, ésta no contiene los nutrientes necesarios para ellos. Un buen pienso, sin embargo, sí.
  • Si con todo lo mencionado anteriormente, sigues observando que el perro no come, cerciórate de que no tiene ningún problema bucal: caries, heridas, etc. Si es así, puede sentir molestias al masticar.
  • Pueden existir otros problemas de salud que no seas capaz de detectar. Si has probado a realizar todos los pasos mencionados y el perro continúa sin comer, no dudes en acudir al veterinario para que realice una revisión al animal y detecte el problema.