Las cobayas son roedores considerados animales exóticos que requieren un cuidado exhaustivo y atento.

Poco a poco se han ido convirtiendo en animales domésticos hasta formar parte de la lista de mascotas de cada vez más gente.

Son especialmente unos animales muy sociables y diurnos, pero tienes que tener en cuenta estos consejos para evitar errores en el cuidado de las cobayas, no solo en su alimentación, sino en su higiene, hábitat o sustrato.

- No se alimentan exclusivamente de pienso. Si que es cierto que son animales herbívoros, pero para alimentarlas de forma sana, tienen que llevar una dieta compuesta por 70% heno, 20% hoja fresca, 5% verduras y frutas y 5% pienso para cobayas.

- Los niveles correctos de vitamina C son muy importantes en estos animales ya que tienen cierta dificultad a la hora de sintetizarla por sí mismas.

- Aunque deben consumir un 5% de fruta, hay que ser prudente, ya que no le puedes dar frutas con alto contenido en azúcares. No escogerlas puede ocasionarle a tu mascota problemas de salud como ceguera, obesidad, problemas intestinales.

- Comprarle pienso no recomendable. A este no recomendable nos referimos a los piensos de venta a granel, sin etiquetar ni detallar los ingredientes que contienen, al pienso con escaso contenido de fibra (menos de un 20%) y al pienso con semillas.

- Esta es la lista de alimentos no recomendables para una cobaya: frutos secos, ajo, legumbres, cebolla, puerro, patata, aguacate, lechuga, lácteos y coliflor.

- No puedes utilizar arena de gatos como sustrato para tu cobaya. La razón es que estos sustratos desprenden partículas que pueden ocasionar graves trastornos respiratorios e intestinales. El mejor sería un lecho ecológico de papel prensado o celulosa.