Las caídas de los gatos de balcones y ventanas son más habituales de lo que los dueños quisieran, y pueden tener graves consecuencias en los felinos. Es lo que los veterinarios conocen como el síndrome del gato paracaídas, que se puede evitar adoptando algunas medidas de prevención en el hogar.

Las caídas de los gatos de balcones y ventanas se dan más frecuentemente en gatos menores de 2 años (más activos) y en gatos sin esterilizar, debido a su comportamiento durante el celo. También, hay que tener especial cuidado con los gatos mayores, debido a la pérdida de facultades, y con los cachorros, que aún no las han desarrollado completamente.

Aunque el gato esté acostumbrado a asomarse a la ventana o al balcón, no hay que dejar que lo haga solo sin vigilancia, ya que a pesar de contar con un gran equilibrio, en un descuido o distracción podría caerse.

Para prevenir el síndrome del gato paracaidista y proteger a tu mascota, lo más aconsejable es proteger las ventanas instalando redes, rejillas o cerramientos, además de tener en cuanta las recomendaciones para tener un gato en un piso. Actualmente, se puede encontrar en el mercado una gran variedad de redes de seguridad adaptables a cualquier tamaño de ventana, y fabricadas en diferentes materiales y calidades.

A la hora de comprar una red, se debe tener en cuenta la edad, el peso y el comportamiento del gato. Si se trata de un gato joven y activo, la red deberá ser más resistente y estable.

La edad, también, es un factor importante a tener en cuenta, ya que los gatos muy pequeños requieren redes con una anchura de malla más pequeña, por este motivo, las redes para cachorros suelen ser de 2 cm aproximadamente, mientras que las de adultos son de 4 cm.

Además, para evitar que los gatos muerdan y rompan la red, algunos fabricantes ofrecen redes reforzadas con hilo metálico en su interior.

Por otro lado, si la ventana o balcón está en una zona muy soleada, sería interesante adquirir una red que ofrezca protección UV para evitar que los efectos nocivos del sol afecten al gato.

A la hora de instalar la red, se deberán seguir las instrucciones del fabricante, ya que puede variar de uno a otro. En algunos casos, la red se fija a un bastidor que se inserta en la ventana como si se tratara de una mosquitera. En otros casos, la red se fija en la ventana con tacos y cáncamos. Algunas marcas incluso cuentan con redes que se encajan en el marco de la persiana sin instalación.