En cualquier veterinario y en muchas tiendas de animales, puedes encontrar productos que contienen feromonas para los gatos.

Si convives en casa con este tipo de animales y siempre estás pensando en el bienestar de tu mascota, debes conocer el efecto que las feromonas pueden provocar en ella.

Las feromonas son sustancias químicas que los felinos liberan a través de su cuerpo y que son utilizadas para comunicarse con otros gatos.

Un gato, posee diversas glándulas en varias zonas de su cuerpo (cabeza, boca, almohadillas plantares, cola, etc.), a través de las cuales libera las feromonas. Cada glándula y cada tipo de feromona cumplen una función y emiten una señal distinta percibida e interpretada por otros animales de su misma especie.

Algunos ejemplos de las funciones de las feromonas para los gatos, son los siguientes:

  • En el caso de las gatas, a través de las feromonas, envían señales a los gatos machos de que están listas para aparear. Un gato, es capaz de detectar el olor de este tipo de feromona incluso a kilómetros de distancia.
  • Las gatas, liberan feromonas a través de las glándulas mamarias para que, sus pequeñas crías, detecten a través del olfato dónde deben alimentarse. La gata protege a los animales que acaba de traer al mundo, asegurándose de que estos estarán bien alimentados.
  • Un gato que frota su cara contra un objeto o una persona está marcando territorio. Impregna la zona de feromonas que comunican a otros gatos que ese espacio o esa persona es de su propiedad.
  • También existen feromonas de alarma, liberadas cuando el gato se encuentra estresado en situaciones como por ejemplo viajes, llegada de un nuevo miembro familiar a la casa, visita al veterinario, etc. El comportamiento del gato suele ser muy similar al que usa cuando marca territorio, a través de la orina, las heces, las almohadillas, etc. Pero el gato, en estos casos, se muestra más nervioso. Un gato que, por ejemplo, afila sus uñas con intensidad en una alfombra o un sofá puede estar comunicando alarma, liberando feromonas durante esa acción.

Los productos que contienen feromonas para gatos, están elaborados con la idea de calmar al gato proporcionando olores con los que el animal se siente tranquilo. Se pueden rociar en lugares estratégicos como gateras, jaulas, paredes, etc. Su olor logrará que tu mascota no se sienta en peligro.

Además, son una buena herramienta para fomentar la convivencia entre los gatos y otras mascotas de la casa.

Consulta con el veterinario y cuida de tu mascota dejándote asesorar sobre el uso de las feromonas para gatos.