Cuando tenemos una mascota en casa, especialmente si está en un piso, con los ritmos de vida actuales y las largas jornadas laborales tenemos que ser conscientes que van a pasar varias horas del día solos en casa.

Como es normal, nos asaltan las inquietudes: ¿Se estará portando bien? ¿Tendrá suficiente comida? ¿Qué hará? ¿Cerré bien las ventanas para que no se escape? Es natural que nos preocupemos, tanto por su bienestar como por el entorno que rodea a nuestras mascotas.

Estas dudas, de hecho, han dado lugar incluso al argumento de dos películas de animación, Mascotas, que hablan precisamente de que hacen nuestros animales cuando nos vamos de casa y la vida paralela que llevan.

Hoy en día con los avances tecnológicos ya existen cámaras que vigilan a nuestros animales y nos permiten ver a través de móviles, tablets y ordenadores lo que están haciendo. Ésta es una buena opción para evitar ciertos comportamientos, pero que también nos pueden poner algo nerviosos si les pillamos en medio de alguna fechoría.

Solos en casa

Si quieres saber alguna de las cosas que hacen cuando están solos en casa aquí puedes leer algunas de ellas.

  • Dormir. Si antes de salir has sacado de paseo a tu perro y ha disfrutado de un largo rato de esparcimiento y su dosis diaria de ejercicio, lo más probablemente es que vaya a caer rendido en cuanto se dé cuenta de que ya no estás allí. Generalmente descansan cuando el hogar está tranquilo, pero como tienen un oído muy fino es inevitable que se despierten con cualquier ruido. Por eso suelen aprovechar los ratos en los que están solos para descansar a pierna suelta. Y sí, seguramente aprovechen para dormir encima del sofá o de las camas, que tontos no son.
  • Se ponen tristes. Los perros son más listos de lo que se pueda pensar y son capaces de recordar nuestras rutinas diarias. Cuando coges las llaves saben que vas a ir a salir, o si te pones los zapatos y si abres el armario de su comida entienden que van a comer. Por eso antes de que te marches ellos ya lo intuyen. Cuando te vas suelen sentirse tristes, porque es normal, a ellos tampoco les gusta estar solos tantas horas. Los perros, no tanto los gatos, son animales muy sociales y disfrutan de la compañía de sus dueños.
  • Les gusta mirar por la ventana o el balcón. Sí, tu mascota es bastante cotilla. A veces la ves desde lejos y parece “la vieja al visillo” ahí asomado. Cuando ya han dormido, comido, han hecho alguna de las suyas, se aburren. Entonces te esperan e intentan averiguar si ya estás a punto de llegar. Además, les gusta mirar que hace el resto de la gente o vigilar a ese pájaro que tienen fichado. Por eso tienes que asegurarte de que dejas todo bien cerrado, no vaya a ser que le dé por hacer alguna escapada furtiva. Pero cuando vuelvas es probable que ya anden esperándote alrededor de la puerta, ya que su oído está muy desarrollado y parecerá que han estado ahí aguardando tu regreso.
  • Se aburren. cuando ya se han cansado de dormir lo suficiente, los perros se percatan de que aún no has vuelto. Entonces pueden ponerse algo nerviosos, necesitan acción y tienen ganas de divertirse y no estar en casa solos y sin nada que hacer. Pueden darse casos en los que algunos perros sufran ansiedad por la separación y decidan cometer alguna travesura. Es común que se pongan a llorar, ladrar, mordisquear objetos e incluso se hacen pis. Para evitar estos trastornos es importante que tengan algo que hacer y estar entretenidos. Debemos ofrecerles juguetes y accesorios que puedan distraerles un buen rato, incluso dejarles puestos una radio puede ser una buena opción para que se sientan acompañados.
  • Investigan. A las mascotas, especialmente a los perros, les gusta conocer su territorio. Por eso se dedican a investigar la casa y a recorrer las habitaciones y rincones a ver que todo “esté en orden”. Además, les gusta “ordenar” sus cosas, y es probable que tengan algún rincón de tesoros, que probablemente te hayan robado a ti.

Eso sí, si se han portado bien, házselo saber y dales alguna recompensa. De esa forma ellos lo sabrán y la próxima vez querrán recibir otro premio por su buen comportamiento y tratarán de ser cuidadosos.