Hay una serie de juegos para tu perro que puedes poner en práctica junto a tu mascota y que son la manera ideal de mantenerlo activo, sociable y entretenido.

El juego es necesario para cualquier raza de perro, tanto cachorro como adulto. A través del juego podemos enseñar a nuestro perro la obediencia hacia su dueño a la vez que se divierte. También es una buena manera de mantenerlos en forma tanto físicamente como a nivel mental. Porque a través de distintos juegos para tu perro puedes entrenar su forma física y su agilidad mental, lo cual resultará de lo más saludable para ellos.

Un perro aburrido genera reacciones que pueden ser perjudiciales para la convivencia con sus dueños. Los perros necesitan actividad y si no se les da, puede producirles estrés, agresividad e incluso depresión.

A continuación, enumeraremos una serie de juegos para tu perro que puedes poner en práctica:

  • Lanzar la pelota: es un clásico dentro de los juegos para perros. A ellos les encanta correr detrás de este juguete para después devolvérselo a su dueño.
  • Lanzar el frisbee: este disco volador es perfecto para que nuestros perros se diviertan realizando saltos con el fin de atraparlo en el aire.
  • Jugar con otros perros: visitar el parque y reunirte con otras personas dueñas de perros, es una magnífica idea para que tu mascota socialice. A los perros les encanta jugar unos con otros (mordisquearse, perseguirse, revolcarse, etc.).
  • Carreras de obstáculos: podemos atravesar varios objetos que interrumpan la línea de una trayectoria que el perro debe seguir. Coloca en la meta un premio (una golosina, su comida favorita, un juguete que le guste, etc.).
  • Juegos de adiestramiento: enseñarle a dar la patita, a traer el periódico, a que se siente, a que se tumbe… inculca al perro el valor de la obediencia a su dueño y de la disciplina. Cuando logres que realice alguna acción que le indicas, prémialo con alguna golosina y con caricias.

Conocer todos estos juegos para tu perro y ponerlos en práctica junto a él, hará de tu mascota un animal más feliz a la vez que le ayudará a estrechar lazos con su dueño.