La saliva cura. Seguro que esta frase la has oído más de una vez y en verdad no sabemos si es realidad o mito.

Estamos acostumbrados a recibir lametones y besos caninos, pero nunca te has preguntado si eso conlleva inconvenientes para nuestra salud.

Algunos expertos del mundo animal advierten que el hecho de contactar directamente con la saliva canina contiene muchas bacterias.

Pero entre ellos, ¿Es cierto que su saliva es capaz de curar heridas?

Los veterinarios no dudan, cuando un perro tiene una herida, tiende a lamer su herida como si su saliva tuviera algún efecto curativo, pero no es así, el perro se lame básicamente porque le pica la herida y no conoce otra manera de aliviar el picor.

No hay que olvidar que este gesto viene acompañado con un gran número de gérmenes peligrosos que pueden infectar la herida.

Aunque ahora sabemos que la saliva de perro no es curativa, si que es cierto que tienen ciertos componentes químicos que podrían hacerla beneficiosa, sin olvidarnos de las muchas bacterias que al mismo tiempo pueden provocar infecciones.

Resulta que la saliva canina también contiene una enzima que actúa como analgésico y reduce el dolor asociado a las heridas o lesiones.