Son numerosos los estudios que se han realizado en torno a los perros. Se ha observado hasta la manera que tienen los perros de beber el agua. Ahora, un estudio reciente se ha centrado en cómo los perros entienden lo que les decimos y cómo se lo decimos.

Cualquier dato que sirva para comprender cómo funciona el cerebro de un perro y cómo procesan la información que reciben, puede ayudar a que les conozcamos más y a que sepamos cuidar de nuestra mascota mucho mejor.

En este sentido, el mencionado estudio ha constatado que los perros entienden lo que les decimos a través de la interpretación de nuestras palabras y de la entonación con que las pronunciamos. Así, el cerebro de los perros funciona, en este sentido, de una manera muy similar al cerebro de los seres humanos.

Las personas procesan el significado de las palabras con su hemisferio izquierdo y la interpretación de la entonación con el hemisferio derecho. Después, el cerebro une lo dicho con la forma de ser dicho para poder entender el mensaje en su totalidad.

En el caso de los perros, el proceso cerebral es similar y usan ambos hemisferios de la misma manera para interpretar los mensajes.

A las increíbles habilidades físicas que poseen los canes, que pueden utilizar para misiones muy útiles como por ejemplo usar  la capacidad que poseen los perros para detectar cáncer a través de su potente olfato, algo para lo que ya se les está entrenando, se une esta capacidad cerebral que les permite interpretar y comprender las palabras, sobre todo las de cariño y felicitación.

Los elogios son más fácilmente comprensibles para los perros. El estudio ha demostrado mediante el análisis cerebral de los canes a través de un escáner, que estos activaban otras regiones cerebrales vinculadas al placer cuando escuchaban la voz de sus dueños combinando palabras de afecto con la frecuente entonación cariñosa que utilizaban normalmente.

Que los perros comprenden muchos de los mensajes que les lanzamos, era algo que ya se sabía. Lo novedoso de este estudio es que por primera vez se ha analizado cuál es el proceso cerebral de estos animales para procesar y comprender dichos mensajes.

Conocer el modo de procesar los mensajes por parte de los perros, nos puede ayudar a mejorar la comunicación con nuestra animal y por lo tanto a cuidar mejor de nuestra mascota, estrechando mucho más el vínculo ya existente.