La Comunidad de Madrid ha anunciado que los perros podrán viajar en el metro de Madrid. El Gobierno regional ha advertido que, eso sí, sólo estará permitido el acceso a aquellas mascotas que estén identificadas correctamente mediante el uso de microchip e inscritos en el registro censal municipal.

El pensar que el bienestar de nuestra mascota está cohibido por la falta de libertad a la hora de desplazarse con ella ha llegado a su fin, por lo menos en la ciudad de Madrid.

Sin embargo, el desplazamiento de animales en el transporte público estará también sujeto a una serie de condiciones.

Condiciones de acceso de perros al metro de Madrid

Aunque el viaje de su can no le supondrá un coste adicional a su dueño, sí debe cumplir con una serie de requisitos: podrá acceder un sólo perro por viajero, todos deberán llevar bozal así como estar sujetos con una correa de una longitud que no supere los 50 centímetros y deberán ocupar exclusivamente el último coche de cada tren. Estas normas tendrán que ser cumplidas desde el mismo acceso a la estación de metro y hasta la salida a la calle del animal.

Podrán utilizar, mientras se desplazan, los ascensores y las escaleras, pero no estará permitido, por seguridad, que usen las escaleras mecánicas. Además, la persona responsable del perro será su portador y la persona propietaria del perro será su responsable subsidiaria. Se evitará obstruir el paso del resto de pasajeros en puertas y ascensores y se podrá limitar el acceso a los mismos ante situaciones tales como aglomeraciones de viajeros, tanto por la seguridad de las mascotas como de los viajeros.

En cuanto al acceso de los mismos, queda autorizado en las denominadas "horas valle", de modo que no podrán entrar de lunes a viernes en las horas de mayor afluencia, es decir, durante los periodos de hora punta de mañana y de tarde -de 7:30 a 9:30 horas, de 14:00 a 16:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas-. Durante los meses de julio y agosto, todos los fines de semana del año y en festivos, el acceso se podrá realizar libremente sin limitación alguna en el horario.

Hasta la fecha, pueden acceder a Metro de Madrid animales pequeños domésticos que vayan en receptáculos idóneos para el transporte de mascotas y que no resulten peligrosos ni molestos para el resto de viajeros por su forma, volumen, ruido u olor. Igualmente, se permite la entrada de perros de asistencia personal, como perros guías acompañantes de personas invidentes o con deficiencia visual, perros guías en proceso de adiestramiento acompañados de sus entrenadores y perros adiestrados para asistencia personal especial. En todos estos casos, el perro debe de llevar un chaleco o distintivo a la vista de su condición de asistente especial para garantizar la absoluta comodidad del animal y del viajero en su traslado.

La propuesta de acceso obligará a una modificación del Reglamento de Viajeros del Ferrocarril Metropolitano de Madrid, que deberá ser aprobada mediante Decreto en Consejo de Gobierno. Se espera que la modificación de la normativa esté lista para entrar en vigor en los próximos tres o cuatro meses.