Dicen que los perros se parecen a sus dueños. Desde luego no podemos negar, gracias a diversas investigaciones que se han realizado en los últimos años, que los perros tienen mucho en común con las personas en lo que se refiere a ciertos comportamientos.

¿Sabías que, por ejemplo, los perros ven la televisión y que incluso ya existe un canal con contenido destinado exclusivamente a ellos?

Un nuevo estudio ha vuelto a poner de relieve una habilidad que poseen los canes. Al igual que las personas consultamos nuestro reloj para saber qué hora es, los perros se guían por un reloj natural que poseen: su olfato. Los perros saben la hora por su nariz.

Muchas personas han llegado a pensar que sus perros poseían una especie de sexto sentido que les permitía anticiparse a ciertos sucesos antes de que ocurrieran. Cuántas veces hemos visto a un perro acudir alegre hacia la puerta de su casa y esperar inquieto y moviendo el rabo. Al no ocurrir nada, hemos observado al animal y nos hemos preguntado qué le pasa, para dos minutos después descubrir asombrados que la cerradura de la puerta ha sonado y que el dueño de la mascota ha entrado. “¡El perro ha intuido que venía su amo!”, solemos pensar.

Comportamientos de este tipo tienen explicación. El perro sabe que esa es la hora a la que suele llegar su dueño y su gran aliado para ellos es su increíble olfato.

Diversas investigaciones se han centrado en analizar los diversos sentidos de los canes. Respecto al gusto hoy se sabe, por ejemplo, que los perros no beben el agua, la muerden. Ahora ha sido analizado el uso que hacen del olfato y se ha descubierto que a través de su hocico los perros saben la hora.

El Laboratorio de Conocimiento del Perro de EEUU ha revelado los motivos. Las diversas horas que tiene un día pueden diferenciarse por distintos olores. Los perros son capaces de identificar estos olores a través del olfato y relacionarlos con un momento concreto del día.

Los perros poseen unas 150 millones más de células olfativas en su hocico que las que poseemos las personas en la nariz. Si poder olfativo es inmenso y por ello son capaces de detectar el más sutil cambio de olor que una estancia sufre cuando el aire se va renovando en ella con el paso de los minutos. El grado de exactitud en la detección de estos cambios de olor, inapreciable para el olfato humano, es la que hace que un perro  sepa identificar qué hora del día es y qué suele ocurrir llegado ese momento.

Aunque tendemos a sobreproteger y cuidar de nuestras mascotas, muchas veces no somos conscientes del grandioso instinto natural que poseen los animales para sobrevivir.