Los masajes a animales pueden ser igual de placenteros para ellos que para nosotros, las personas. A través de ellos, no sólo les proporcionas un gran placer físico, sino que además estás logrando cuidar de la salud de tu mascota.

Los gatos, en concreto, son animales que disfrutan mucho de un masaje realizado por su dueño. Cuando están mimosos, a los gatos les encanta que les acaricien.

Si nunca has probado un buen masaje para gatos y convives con uno, toma nota de los siguientes consejos que te ofrecemos a continuación para poder dárselo de la mejor manera posible:

  • Antes de dar un masaje a tu gato, debes elegir el momento adecuado. Procura hacerlo cuando el animal esté tranquilo y dócil. Nunca le fuerces a ello. Si se resiste, déjalo para otro momento.
  • Establece una rutina para los masajes. Los gatos son animales de costumbres. Procura dar el masaje a tu minino todos los días, a la misma hora y en el mismo lugar, dentro de lo posible. Pronto, el gato identificará ese momento como una placentera rutina con la que se mostrará encantado.
  • Con las yemas de los dedos, realiza suaves movimientos circulares desde la cabeza, pasando por el cuello y recorriendo la espalda del animal hasta las patas. El movimiento debe ser lento y suave, pero realizando una leve presión. Los músculos del animal se destensarán y relajarán.
  • Los masajes para gatos son beneficiosos para la salud de tu mascota, por lo que es importante que, tras realizarlo, premies al animal con alguna chuchería. De esta forma, el gato asociará ese momento con el premio. Así te asegurarás de que no oponga resistencia.
  • Recuerda que hay zonas del animal en las que está más acostumbrado a que le toquen, como pueden ser la cabeza y la espalda. Sin embargo, hay gatos que muestran cierta resistencia a que les toquen las patas, la barriga y las orejas. Por lo tanto, comienza el masaje siempre por las zonas que mejor acepte. Cuando notes que el gato está completamente relajado, continúa por las zonas más sensibles para él. Hazlo de forma lenta y suave para que no se asuste.

Los masajes para gatos aportan muchos beneficios para el animal: les elimina estrés, les permite relajarse y crean lazos de unión con su dueño. Cuida de tu mascota proporcionando un buen masaje que aportará ese gran placer físico y mental.