Cualquier persona disfrutaría de un relajante masaje. Pero ¿y los perros? ¿Son recomendables los masajes para perros?

Lo cierto es que, si a nosotros nos resultan beneficiosos y saludables, ¿por qué no lo debería ser también para un perro? Ofrecerle un masaje es una manera de cuidar de tu mascota y de mantener fuerte su salud.

Son muchos los beneficios de los masajes para perros:

  • Estrechan el vínculo el dueño y su mascota.
  • Reconforta al perro, pues se siente mimado y cuidado. Es decir, un masaje para tu perro le supone un momento de felicidad que, sin duda, le hará sentir bien.
  • Los masajes eliminan estrés y tranquilizan, relajan la mente. Tu perro vivirá un momento de tranquilidad absoluta cuando se le proporcione un buen masaje.
  • Los masajes relajan el cuerpo. Los músculos sobrecargados de tu mascota pueden eliminar tensión a través de un masaje corporal. Por lo tanto, un masaje en tu perro es una buena forma de proteger a tu mascota de futuros dolores musculares, contracturas o molestias.

Lo cierto es que, para realizar un masaje a tu perro en profundidad, atendiendo al aspecto más fisioterapéutico del mismo, existen profesionales capacitados a los que te recomendamos acudir para este fin.

Si deseas proporcionar un masaje a tu perro tú mismo, a continuación, vamos a indicarte unos sencillos pasos para que este consista en una actividad meramente relajante y estimulante tanto para tu mascota como para ti. Se trata de pasar un agradable rato junto al animal, en el cual ambos os relajaréis y disfrutaréis del momento:

  • Elije un momento en el que el perro no se encuentre nervioso. Si está relajado, accederá mucho más fácilmente al masaje. Tras un largo paseo, puede ser un buen momento para realizar un masaje a tu perro.
  • Con las yemas de los dedos, presiona levemente sobre distintas zonas del animal mientras realizas movimientos circulares con las mismas. La presión debe ser leve, pero lo suficientemente fuerte como para que no se quede en una caricia del pelaje. Debes notar su piel bajo el pelaje, sus músculos e incluso sus huesos.
  • Comienza por encima del hocico, continúa por la cabeza y las orejas y, a continuación, masajea todo el largo de la espalda. Hazlo también por la parte de las patas. Recréate unos minutos en cada zona.
  • Lo ideal es que el perro se acomode sentado junto a ti, para poder acceder bien a todas las partes de su cuerpo.

Trata de proporcionar estos masajes para tu perro cada día, durante diez minutos. No hay una forma más placentera de cuidar de tu mascota y pasar un rato agradable y reconfortante junto a ella.