Si alguna vez te has visto en la situación de tener que decirle a algún amigo o familiar: “¡cuidado!, ¡mi gato muerde!”, en el momento que se ha dispuesto a acercarse a acariciar a tu mascota, entonces eres consciente de que tienes un problema con el animal con el que convives.

No se trata de algo grave. Muchos gatos tienen la fea costumbre de morder. Aunque no resulta peligroso, la mordedura de un gato puede resultar molesta e incomodar a las personas que se mueven cerca del animal, ya que pueden pensar que en cualquier momento el gato lanzará los dientes.

Si tu gato muerde, piensa que se trata de un problema de conducta que se puede solucionar.

Ante un gato que muerde, puedes seguir los siguientes consejos para corregir esta molesta conducta:

  • Ante todo, no te enfades con él. Regañar al animal, pegarle o gritarle, no servirá de nada ni corregirá su conducta. Sólo lograrás que el animal viva atemorizado.
  • Es bueno que elogies y premies las conductas correctas de tu gato y que, por el contrario, ignores al animal cuando haga algo que no debe.
  • Estate atento a las señales que el gato da. Si inclina las orejas hacia detrás, presenta un pelo erizado y pupilas dilatadas, pueden ser señales de que se dispone a morder o a arañar.
  • Compra juguetes que pueda mordisquear. Así se entretendrá y saciará sus ganas de hincar el diente.
  • Lo que debes hacer es preguntarte: ¿por qué mi gato muerde? La mejor forma de corregir una conducta, es identificar la causa de dicha conducta. Un gato puede morder simplemente porque quiera jugar, pero también puede ser un modo de defensa ante una situación que él identifica como amenazante, por estrés, por un ruido, por miedo, porque se siente enfermo y no quiere ser acariciado, etc.

 

Aunque la mordedura de un gato no puede resultar tan fuerte como la de un perro, si es cierto que puede ser molesta y provocar heridas que pueden correr el peligro de infectarse. Si tu gato muerde, vigila su comportamiento para que nadie salga dañado, en especial si recibes la visita de niños.

Protege y cuida a tu mascota como uno más de la familia.