Hay miedos y fobias de los gatos muy comunes en este tipo de animales. Los felinos son especialmente sensibles a cierto tipo de situaciones.

Los gatos son animales, que, como todos, tienen sus preferencias y sus manías. Les suele gustar los lugares tranquilos y silenciosos. Son muy territoriales y les gusta tener el control del lugar en el que se encuentran. Es por ello que los miedos y fobias de los gatos suelen estar relacionados con situaciones que se escapan de su rutina diaria a la cual ya están acostumbrados:

  • Ruidos inesperados.
  • Visitas de personas desconocidas para ellos.
  • Tormentas con truenos.
  • Compañía de otros animales desconocidos.
  • Habitar espacios diferentes a los que están acostumbrados.
  • El cambio en el orden de los muebles de la casa.
  • Presencia de objetos nuevos.

Los miedos y fobias de los gatos son fáciles de detectar y tienen solución. Los felinos, actúan con reacciones muy particulares ante un miedo o una fobia. No dejan de ser reacciones ante situaciones que ellos perciben como un peligro:

  • Huyen y se esconden.
  • Se muestran con actitud de ataque: su pelo se eriza, sus orejas se inclinan hacia detrás y bufan.
  • Pueden quedarse inmóviles, paralizados en el sitio y temblando.
  • Pueden sufrir taquicardias.
  • Los miedos y fobias de los gatos pueden provocar que estos se orinen o que sufran diarreas.

Hay que decir que, una fobia es más difícil de tratar que un miedo. Una fobia provoca una reacción desproporcionada ante situaciones que los gatos pueden detectar como peligrosas, cuando lo cierto es, que en muchas ocasiones no lo son.

En cualquier caso, tanto los miedos como las fobias de los gatos provocan un estado de ansiedad en el animal.

Cuando el felino está alterado por algún tipo de miedo, hay que dejar que se calme antes de acercarnos a él. Si tratamos de cogerlo o acariciarlo en el momento que está alterado, podemos sufrir un ataque, ya que los gatos con miedo pueden tender a atacar de manera inconsciente.

Ante los miedos y fobias de los gatos, debemos acudir a un veterinario para que determine el grado de intensidad del problema, de qué forma está afectando al felino y qué tratamiento o pauta de comportamiento debemos aplicar en cada caso.

Protege a tu mascota como a uno más de la familia. Consulta a nuestros expertos.