Los parásitos del perro pueden aparecer en cualquier momento, incluso habiendo tomado todas las precauciones posibles para que estos incómodos inquilinos no se alojen en el cuerpo de tu mascota.

Por eso debes estar alerta y saber reconocer su presencia para erradicar el problema de la forma más rápida.

Existen parásitos del perro externos e internos:

  • Parásitos del perro externos: piojos, chinches, garrapatas, pulgas, ácaros de la sarna y mosquitos. Los encontrarás en el pelaje del animal. Algunos de ellos, como la garrapata, se alimentan de la sangre del perro; otros producen picor e infecciones en la piel.
  • Parásitos del perro internos: los gusanos planos y los redondos son los más comunes. Aparecen en los órganos internos del animal (riñones, intestinos, pulmones, etc.), por lo que son más difíciles de detectar que los parásitos del perro externos, los cuales son  identificables a simple vista. Provocan problemas intestinales y su principal fuente de contagio son las heces, ya que los huevos de estos parásitos son expulsados a través de ellas. Basta con que nuestro perro olisquee unas heces con huevos de parásitos internos para que se contagie con ellos.

Los parásitos del perro producen síntomas en el animal muy reconocibles.

  • En el caso de los parásitos del perro externos podrás comprobar como tu mascota se rasca fuertemente y de manera continuada, ya que le provocan mucho picor en la piel.
  • En el caso de los parásitos del perro internos, el animal suele presentar vómitos y diarreas, decaimiento, picor y escozor en la zona del ano, abultamiento en la zona del vientre, sequedad en el pelo y un apetito más pronunciado de lo normal.

Debes saber que los parásitos del perro acarrean problemas de salud en tu mascota (como los ya mencionados) que, si se complican, pueden llegar a ser graves.

Si detectas alguno de los síntomas que hemos explicado anteriormente, no dudes en acudir al veterinario con tu mascota. Un profesional sabrá aconsejarte sobre el mejor tratamiento que tu perro deberá seguir para eliminar los parásitos y prevenir de nuevo su aparición. Deberás hacer que tu mascota siga un proceso de desparasitación.