Por si no lo sabías, los parásitos son pequeños organismos que pueden hacer que tus peces enfermen. Por este motivo es importante que conozcas los tipos que existen y por qué aparecen para que puedas prevenirlos, y saber cómo eliminarlos.

Ten en cuenta que no todos los parásitos son malos para los animales y, de hecho, algunos pueden estar presentes en pequeñas cantidades sin llegar a ser perjudiciales para su salud.

Pues bien, en el caso de los peces podemos diferenciar dos tipos de parásitos: los externos o ectoparásitos, que se encuentran en la piel, las aletas, las branquias o la boca; y los internos o endoparásitos, que viven en la sangre, los tejidos o los órganos.

Hay parásitos que solo se pueden transmitir de un pez a otro, que necesitan de un “huésped” para sobrevivir. En cambio, existen otros que pueden vivir en el agua hasta llegar a colonizar al pez, y otro tipo que tienen ciclos de vida más complejos y que implican a varios huéspedes. Por eso es tan importante conocer a que parásito te enfrentar para averiguar cuál es su ciclo de vida y así poder elegir un buen tratamiento que los elimine.

¿Qué síntomas presentará mi pez?

En ocasiones nos puede resultar difícil detectar si uno de nuestros peces tiene parásitos, ya que los signos no siempre se pueden detectar a simple vista. Si observamos que un pez que nada solo, lo hace más lento o de lado, puede ser un indicativo de que está enfermo.

Otro indicio puede ser que notes que tu pez ha perdido peso, le cuesta mover sus aletas o ves que sus branquias se mueven más rápido de lo normal. También puede presentar hinchazón que se interpretar como un síntoma de enfermedad.

Otros síntomas más visibles que nos pueden dar la pista definitiva son los más evidentes, como cuando presentan manchas blancas, como en la enfermedad de Ich.

Motivos por los que pueden aparecer los parásitos

La mayoría de las veces los parásitos aparecen cuando el agua no tiene la calidad adecuada o si hemos introducido un pez nuevo en nuestro acuario sin antes haber hecho antes una cuarentena. Y es que hacer este paso, es bastante importante porque un solo pez puede comprometer la vida del resto.

Si notas a un pez enfermo, intenta aislarlo en otro acuario para evitar que infecte al resto. Una vez lo incorpores con el resto puedes hacer test al agua para comprobar que los valores son los adecuados.

Ten en cuenta que los parásitos son oportunistas y aprovecharán el momento para pillar desprevenido a tu pez, como, por ejemplo, cuando está estresado. Y si lo necesitas, no dudes en consultar a tu veterinario.

Tipos de parásitos

Aunque hay diversidad de parásitos te contamos algunos de los más comunes para que aprendas a identificarlos:

Ich o enfermedad del punto blanco

Este caso se puede detectar más fácilmente porque se pueden ver pequeñas manchas blancas que aparecen tanto en la piel, las aletas y las branquias del pez. Cada mancha que tiene el animal revela que tiene un parásito debajo de la piel por lo que, cuantas más manchas tenga, más infectado está. Además, es normal verles rascarse contra las piedras o la grava. Esta infección se puede transmitir a todos los peces de agua dulce y especies tropicales. Pero tranquilo, existen tratamientos eficaces para esta enfermedad.

Trichodina

Este tipo de parásitos se pueden detectar porque se genera una película grisácea de moco sobre el cuerpo del pez. La podrás distinguir porque se suele ver especialmente sobre los ojos o las zonas más oscuras de piel. Los peces pueden presentar problemas respiratorios y, aunque en un principio pueden parecer rápidos nadando según avanza la infección se vuelven apáticos.

En este caso, el parásito se adhiere a la piel y se alimenta de ella, y suele darse en peces tropicales estresados o si hay demasiados en un acuario. Pero si tus peces están sanos, fuertes y bien alimentados, puedes estar tranquilo porque probablemente no tendrán este problema.

Hexamita y Spironucleus

En este caso se puede saber si el pez está infectado porque aparecen pequeños agujeros en su cuerpo, sobre todo en la zona de la cabeza y también presentan moco. Pueden aparecer lesiones en la base de las aletas y el vientre tener apariencia hueca. Los parásitos se localizan en el tracto intestinal de los peces de agua dulce y, a veces también en los tropicales. Para evitar que los parásitos se multipliquen es importante que evites la superpoblación de tus peces, el estrés, los cambios de temperatura y una mala alimentación, así como mantener el agua en condiciones óptimas.

Piscinoodinium – Enfermedad Terciopelo

La pista te la dará un revestimiento amarillo grisáceo sobre la piel, las escamas y las aletas. Si la enfermedad está avanzada, la piel puede pelarse en tiras y verás que los peces no comen y flotan inmóviles en el agua. Este tipo de parásitos son peligrosos ya que tienen vida libre y parasitaria y normalmente se suele transmitir al incorporar un nuevo pez en la pecera.

Flukes monogénico

Son un tipo de parásitos externos que se alimentan de la piel y el tejido de los peces, aunque no suelen ser peligrosos si se encuentran en pequeñas cantidades. Aunque se adhieren a la piel son difíciles de ver. La forma de detectarlos es si observamos problemas en la piel. Se pueden tratar fácilmente y de manera efectiva con baños de sal, formalina, fosfato de dimetilo o praziquantel.

Argulus

Este ectoparásito es bastante visible y se les conoce comúnmente como las garrapatas o los piojos de los peces. Se enganchan a ellos mediante ventosas y succionan la sangre con una trompa que produce toxinas, las cuales incluso pueden llegar a matar a los peces pequeños. Cuando estos se desprenden del pez, les dejan heridas en el cuerpo que pueden derivar en enfermedades secundarias, y encima se adherirá a las paredes del acuario para poner huevos.

Estos parásitos puede quitarlos tú mismo de la piel del pez con unas pinzas, eso sí con mucho cuidado; al igual que en el caso de los perros, hazlo sin tirar, ya que se soltarán solos de las patas al apretarlos. Luego debes limpiar la herida con un desinfectante como la povidona diluida al 50%. Aunque es poco probable, en el caso de que la infestación se diera en todos los peces, tendrás que desinfectar directamente todo el acuario.