Los perros juegan muchos roles en nuestras vidas. Algunos perros son compañeros de juego. Algunos son guardianes. Algunos son perros de servicio. Y algunos perros se describen mejor como verdaderos héroes. Los canes que participan en misiones de búsqueda y rescate son perros heroicos que optimizan sus habilidades naturales para ayudar a las personas en apuros.

 

¿Qué son los perros de búsqueda y rescate?

Los perros de búsqueda y rescate, SAR (-siglas en inglés de Search And Rescue-) entran en acción para ayudar a los humanos durante los tiempos difíciles. Buscan a personas perdidas en el desierto o las que se pierden después de un desastre natural. Los perros SAR encuentran pacientes con Alzheimer que se han alejado de un centro de atención. Localizan a personas atrapadas en los escombros después de un terremoto o enterradas bajo una avalancha de nieve.

Estos perros se adaptan a una variedad de circunstancias y funcionan bien bajo presión. 

 

¿Por qué se utilizan perros para trabajos de búsqueda y rescate?

Los perros están especialmente equipados para ser rescatadores y pueden localizar a una persona perdida con su increíble sentido del olfato. Con narices que superan con creces las nuestras, los perros tienen más de 100 millones de sitios receptores sensoriales en la cavidad nasal, en comparación con los 6 millones de personas.

Además, el área del cerebro canino dedicada a analizar los olores es aproximadamente 40 veces más grande que la parte comparable del cerebro humano. De hecho, se ha estimado que los perros pueden oler entre 1.000 y 10.000 veces mejor que las personas. Los perros simplemente tienen "olfato" para el trabajo de rescate.

Ubicado dentro de su cavidad nasal, el órgano de Jacobsen se abre hacia el techo de la boca detrás de los incisivos superiores. Los nervios del órgano de Jacobsen conducen directamente al cerebro y, a diferencia de otros nervios de la nariz que responden a los olores ordinarios, estas células nerviosas responden a una variedad de sustancias que a menudo no tienen ningún olor.

En otras palabras, funcionan para detectar olores "indetectables".

 

¿Cuáles son los tipos de perros de rescate?

Aunque todos los perros SAR dependen de su sentido del olfato, se distinguen como perros de venteo o rastreadores. Los perros de venteo detectan el olor humano que se transmite por el aire y, a menudo, trabajan para cubrir grandes áreas de tierra. Por lo general, no discriminan el olor, lo que significa que detectan el olor de cualquier humano en lugar de una persona específica.

En comparación, los perros rastreadores pueden discriminar el olor de una persona específica después de oler una prenda de vestir o un objeto tocado por la persona desaparecida.

Estos perros con olor específico rastrean manteniendo la nariz pegada al suelo, y solo ocasionalmente levantan la cabeza para detectar partículas en el aire. Los perros rastreadores trabajan con y sin correa y siguen el camino real seguido por la persona desaparecida.

 

¿Cómo trabajan los perros de venteo?

Estos siguen los aromas difusos o transportados por el viento hasta que encuentran el lugar donde se originaron los olores. Una vez que encuentran la fuente del olor, estos perros SAR avisan a sus adiestradores ladrando. Dado que trabajan sin correa, si el guía está lejos, el perro SAR puede regresar hasta él y guiarlo hasta el origen del olor, es decir, la persona perdida.

Aunque el sentido del olfato es un rasgo canino generalizado, algunos perros desempeñan mejor que otros este trabajo. Los perros SAR de venteo a menudo son razas de pastoreo o deportivas, como Border Collies, Pastores alemanes, Golden Retrievers, Springer Spaniels o Labrador Retrievers.

 

¿Cómo funcionan los perros rastreadores?

Los perros rastreadores siguen un olor específico dejado por una persona desaparecida en la tierra y la vegetación. Están tan concentrados en el olor que pueden mapear con precisión los giros tomados por la persona perdida. El olfato de los perros rastreadores puede descartar otros olores humanos y centrarse en el olor que ellos buscan, un aspecto importante de las misiones de rescate. Dado que estos perros a menudo trabajan con correa y se mueven a un ritmo más lento que sus compañeros de trabajo que olfatean en el aire, los adiestradores de los perros rastreadores suelen estar cerca.

La mayoría de la gente identifica a los Bloodhounds (el inolvidable sabueso de La Dama y el Vagabundo) como el principal perro de rastreo, pero otros también funcionan muy bien. Las razas deportivas, de trabajo y de pastoreo sobresalen en la tarea. Las más grandes y resistentes pueden adaptarse a terrenos accidentados y enfrentar condiciones agotadoras. También los entrenadores deben poder enfrentar los desafíos físicos de las misiones de búsqueda y rescate.

 

¿Trabajan juntos los dos tipos de perros SAR?

En tiempos de desastre, los perros de rastreo y los de venteo pueden trabajar juntos. Los perros de venteo se sueltan en áreas o lugares con alta probabilidad de que se encuentre la persona perdida y escanean amplias franjas de terreno. Los perros rastreadores se despliegan desde el último punto conocido de la persona o el lugar en que se descubre una evidencia y maniobran hacia afuera desde allí. Ambos tipos de perros deben poder trabajar de 4 a 8 horas seguidas y no ser distraídos por los compañeros humanos o la vida salvaje que se encuentren en su camino. 

Como miembros cruciales del equipo, los entrenadores deben dominar las técnicas de supervivencia en la naturaleza cuando trabajan en terrenos accidentados.

Tanto los perros de rastreo como los de venteo se pueden entrenar de forma cruzada como perros detectores de cadáveres que se utilizan para localizar los restos de las víctimas fallecidas. Estos perros trabajan en áreas grandes en caso de desastres naturales (huracanes, inundaciones, tornados) o áreas pequeñas (escenas específicas del crimen).

 

¿Qué entrenamiento se requiere para convertirse en un perro SAR?

Un buen olfato no es suficiente. Un perro SAR competente necesita mucho entrenamiento, comenzando con habilidades básicas de obediencia. Luego, los perros aprenden a rastrear, señalar a sus adiestradores y comportarse de manera adecuada en situaciones estresantes. Sus adiestradores también necesitan entrenamiento. Los entrenadores a menudo están capacitados como profesionales del orden público, bomberos o personal de emergencias.

Los cachorros jóvenes comienzan a entrenarse a las 8-10 semanas de vida y a trabajar cuando tienen 12 o 18 meses. Dado que el trabajo es físicamente exigente, los perros SAR a menudo se jubilan cuando tienen entre 5 y 10 años. Estos trabajadores infatigables disfrutan de una jubilación muy merecida, muy a menudo junto a sus cuidadores, y verdaderamente forman una parte muy querida de la familia.