Habitualmente, los perros que viven en las ciudades suelen pasar mucho tiempo en el interior de la vivienda y no por eso tienen que ser infelices; pero si la casa de su propietario tiene patio o jardín, ¿dónde puede estar más a gusto? ¿Qué hay que tener presente? ¿Perros mejor dentro o fuera de casa? Te lo descubrimos.

Tradicionalmente, siempre se ha pensado que los animales son más felices viviendo en el exterior. Sin embargo, las mascotas también necesitan pasar tiempo con la familia para aprender sus normas y cómo llevarse bien. Desde la Escuela de Cachorros y Perros de la Universidad Complutense de Madrid apuntan algunos consejos y advertencias.

Es posible que si nuestra mascota pasa la mayor parte del tiempo en el jardín, sin compañía, se acabe comportando de forma temerosa, se haga hiperactiva o desarrolle cierta agresividad contra la familia y otras personas, debido a la falta de socialización. Esto es muy importante cuando son cachorros: necesitan pasar tiempo con sus dueños para acostumbrarse a ellos. Además, si se alojan en el exterior, los cachorros son más sensibles a las condiciones climáticas externas que los perros adultos, lo que puede implicar un riesgo sanitario extra.

Otras amenazas de dejarles fuera de casa es que se pueden escapar, extraviarse, ser robados… Los perros que pasan mucho tiempo en el jardín se pueden aburrir, sentirse solos y frustrados. Habrá que estar atentos a algunos comportamientos de nuestra mascota: hacer agujeros por el jardín, ladrar excesivamente... Si a los perros no se les permite la entrada en casa de manera habitual, les resultará difícil distinguir entre los miembros de la familia y los amigos, y los extraños.

Nunca es conveniente alojar a los perros en un garaje, donde pueden sentirse aislados o abandonados; y donde a menudo se almacenan herramientas y sustancias químicas potencialmente dañinas para los perros curiosos.

Si nos vemos obligados a dejar a nuestro perro durante tiempos prolongados en el exterior, mejor proporcionarle una caseta; alimento y agua fresca a diario, y pasearlo diariamente varias veces. Otro lugar de espera, sobre todo, en el caso de la ciudad es la terraza, desde donde el perro puede observar la calle y todo lo que sucede, favoreciendo la socialización con el entorno y el ambiente… especialmente si las vistas son tranquilas.

Los perros disfrutan estando fuera de casa, pero debe existir un equilibrio entre el tiempo que pasen solos en el jardín o en la terraza y en el hogar, que junto a la educación y entrenamiento nos harán pasar los mejores momentos con nuestra mascota en familia.