Es habitual que los gatos suelten pelo a lo largo de todo el año. Pero podemos plantar batalla a la pelambrera felina y mantener el problema en un nivel más o menos soportable. Con unas sencillas pautas, podrás plantar cara al pelo de tu gato:

Lo primero que debes saber es que un gato bien alimentado suelta menos pelo que aquel felino que no lo está. Por eso, vigila que tu mascota no suelte más pelo de lo habitual para esa época del año (en verano, por ejemplo, suelen ser más propensos), porque puede tener algún déficit alimenticio. En estos casos, es aconsejable ir al veterinario para que nos recomiende un suplemento vitamínico.

Por otro, si nuestro gato suelta el pelo normal, la mejor manera de evitar pelos por la casa es cepillarlo asiduamente. Ya tenga el pelo corto, semilargo o largo, el cepillado debe ser una costumbre diaria. Además, les suele gustar y se acostumbran con facilidad. Compra un cepillo especial para felinos y peina al animal, esto ayudará a controlar la caída de pelo aliviando en gran medida el problema.

Finalmente, te damos algunos trucos de limpieza para plantar cara al pelo de tu gato. Gran parte de los pelos acaban en el suelo y desde allí pueden pasar a mesas, sillas o lugares más altos como estanterías. Mantener el suelo libre de pelo es vital para evitar que se acumule más arriba. Las escobas no son el mejor método, pues levantan más pelo del que eliminan. Es mucho más recomendable confiar en una buena aspiradora. Si usas alfombras, mejor comprar alguna que se limpie fácilmente o darles una pasada de “vapor”, mejor todos los días.

También, podemos utilizar telas “repelentes” en nuestros sofás, cojines y cortinas; y controlar la humedad de las estancias para que el pelo no flote en el ambiente, por ejemplo, usando un humidificador para evitar un ambiente demasiado seco.

Para reducir la presencia de pelos en la ropa, la estrategia más efectiva es comprar un rollo adhesivo especial para eliminar pelusas.

Otro truco, es utilizar guantes de plástico y con movimientos circulares pasar por las superficies de tus muebles, alfombra y hasta de la ropa. Los pelos se convertirán en una bola muy fácil de manipular y tirar en la basura.