¿Por qué adoptar una mascota senior?

¿Por qué adoptar una mascota senior? Mascotas

Imagínate vivir toda tu vida en un ambiente cálido, con amor, feliz. Con tu zona de confort asegurada, un hogar al que volver cada día después de un paseo por tu barrio viendo gente y lugares que conoces, y donde siempre encuentras un plato de comida esperándote. 

De repente, algo pasa y te ves en una fría perrera de metal, rodeado por ruidos desconocidos, gimoteos, ladridos y maullidos extraños para ti. Entra y sale gente, pero nunca te vas con nadie. Eligen cachorritos, bebés que esperan den muchos años de juegos y entretenimiento a los niños con los que se van de allí. Cada vez que te haces ilusiones, una voz amable te dice que pronto te adoptarán a ti. Pero ese “pronto” cada vez se hace esperar más y parece que nunca llegará.  

Esta es la realidad de muchas mascotas que son llevadas a refugios por “no tener tiempo”, porque “ya no es tan divertido como cuando era un cachorro” … cierto es que hay verdaderos dramas en los que, sobre todo en los últimos tiempos, hemos visto muchas mascotas llenas de infinita tristeza que se han quedado huérfanas, han perdido a su compañero de vida y nadie se puede hacer cargo de ellas. A veces, en las clínicas veterinarias tienen información de quiénes deben dar a sus mascotas en adopción, allí puedes informarte también y si encuentras la tuya, hacerle un seguro para mascotas para darle ese bienestar que tanto necesitan.

La decisión de adoptar

Cuando las familias deciden adoptar una mascota, suelen ir con la idea preconcebida de llevarse a casa un cachorrito. Los perros y gatos mayores tienen menos opciones para ser adoptadas y a menudo terminan sus vidas en refugios, sin más familia que otros animales en la misma situación y los cuidadores que sí, les alimentan y les dan cariño, pero a ratitos. Son muchos a los que tienen que cuidar y atender y no hay demasiado tiempo para cada uno.  

Hay quien piensa que los perros y gatos mayores están en refugios porque son complicados o tienen un mal comportamiento. Sin embargo, hemos visto que hay muchas razones por las que una mascota puede terminar sin hogar sin tener la culpa: reubicación familiar, una muerte, complicaciones financieras o cambios drásticos en el estilo de vida son causas frecuentes que pueden acarrear estas consecuencias para perros y gatos, así que hoy queremos darte algunas razones para que, si estás pensando en adoptar un compañero para tu familia, consideres alegrarle la vida a una mascota adulta.  

Las mascotas adultas, incluso casi abuelos, son una bendición para tu casa, pero es importante saber que conllevan riesgos diferentes. No te destrozarán los muebles, pero tu nueva compañía podría suponer más visitas al veterinario, dependiendo de su raza y las condiciones de salud existentes. Hay muchas dolencias comunes que se desarrollan en perros mayores, como artritis, enfermedad de las encías, diabetes, ceguera, nefropatías, tumores…

Además de los problemas de salud, muchas personas se ven disuadidas de adoptar animales mayores porque es ley de vida que pasarán menos tiempo juntos. Pero aún pueden tener muchos años de compañía para brindarte, si reciben amor y los cuidados necesarios. Además, tener un perro o gato mayor no tiene por qué alterar tu economía si cubres a tu mascota con un buen seguro veterinario.

Qué necesitan

Al igual que los cachorros, los perros y gatos adultos solo buscan un hogar cómodo y un ser humano a quien querer. A pesar de la posibilidad de necesitar más atención médica, adoptar un perro o gato mayor tiene muchos beneficios, no dejes que los potenciales (y quizás inexistentes) problemas médicos te convenzan de lo contrario: las mascotas adultas son compañeras fantásticas. La verdad es que perros y gatos senior se adaptan fácilmente a su nueva vida hogareña y esto tiene sus porqués:

Por lo general, las mascotas mayores ya están adiestradas: los perros y gatos de cierta edad, generalmente están enseñados a ir al baño y no requieren la atención constante de un cachorro. Esto significa que probablemente no tendrás que sacar a tu perro a la calle cada hora al principio o controlar la caja de arena de tu gato todo el día.

Requieren una formación mínima porque todos los problemas que surgen con un cachorro se evitan al adoptar una mascota senior. Roer muebles, comer zapatos y destrozarte la bolsa de basura son comportamientos normales de los animales jóvenes, pero es menos probable que los perros y gatos mayores causen problemas.

Su personalidad ya está desarrollada y es que puede ser difícil saber cómo evolucionará la personalidad de un animal joven a medida que crezca. Con los mayores, ya se conoce su temperamento, si les gustan los niños y si se llevan bien con otros animales. De todo esto te informarán en el refugio que elijas. A veces no se está seguro de poder asumir la responsabilidad de educar a un cachorro, porque la idea de entrenar a un animal joven puede parecer agotadora, o puedes no tener el tiempo que esto requiere, por lo que un animal mayor sería una elección perfecta.

Según la raza, pueden necesitar menos ejercicio diario así que, si sois una pareja mayor que busca un amigo de cuatro patas con quien ver la tele, acurrucaros frente al fuego y disfrutar de tiempo de relax dentro de casa, una mascota senior puede ser lo ideal para vosotros. Los animales de cierta edad tienden a tener menos energía que un cachorro o un adulto joven, pero aún así querrá pasar un buen rato junto a vosotros y siempre le encantará dar un paseo tranquilo a vuestro lado.

 

Prepárate para adoptar a tu colega senior

Como harías con una mascota recién adoptada de cualquier edad, es muy importante ayudarla a sentirse segura y cómoda en su nuevo hogar. Antes de traer a casa a tu nuevo amigo de cuatro patas, estas son algunas de las cosas que puedes hacer para ayudar a que la transición sea lo más sencilla posible.

·       Si vivía en otro hogar adoptivo antes de irse a casa contigo, pregúntales qué alimentos le gustaban o no, cuáles eran sus horarios y si se sentía cómodo con los niños u otras mascotas en casa. Esta información privilegiada sobre tu nuevo amigo os ayudará a que se aclimate de la mejor manera posible. Cómprale sus chuches favoritas o juguetes que pueda haber disfrutado anteriormente, cualquier cosa que le haga sentir cómodo y seguro. Mantener unas rutinas similares en comidas y salidas a la calle es especialmente importante para las mascotas mayores y les hará sentirse como en casa en muy poco tiempo.

·       Las mascotas mayores pueden tener problemas con algún dolor crónico, artritis o trastornos del sueño; una cama cómoda es extremadamente importante para ayudarlos a llevar una vida saludable. Busca una cama que tenga un tamaño adecuado, sea duradera, se pueda lavar en la lavadora y esté bien mullida.

·       Minimiza las distracciones; si tu familia es más bien activa, intenta colocar su cama en una zona más tranquila y con luz tenue. Esto le relajará y podrá dormir bien, especialmente cuando acaban de llegar y no están aún acostumbrados a vuestro estilo de vida.  

·       Promueve una adaptación tranquila si tienes otras mascotas y durante los primeros días, trata de limitar la cantidad de tiempo que tus otros animales pasan con su nuevo “hermano”. Las mascotas más jóvenes pueden agitarse fácilmente cuando se introducen nuevos compañeros en el hogar, así que ayúdales a adaptarse lentamente sin que se molesten unos a otros.

Y de vital importancia, ten siempre un seguro para mascotas senior. En muchas compañías ofrecen planes específicos para los abuelitos, que les bridarán toda la atención especializada que puedan necesitar. Radiografías, cirugías, medicinas, alimento especial…. 

Busca una buena póliza que tenga un complemento de medicina preventiva y ofrezca revisiones pautadas según su edad.  

Con un buen seguro veterinario que te de tranquilidad, estamos seguros de que no te arrepentirás de tomar esta decisión y vivirás grandes momentos con ese amigo “senior” que te llenará de amor y sólo querrá demostrarte su gratitud. 

   

 

 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS