Si estás pensando en convivir con una mascota y te estás preguntando qué prefieres, perro o gato, puede que te venga a la mente la imagen de un perro aullando y te decantes por el felino que en principio parece más silencioso.

Es cierto que el ladrido y el aullido del perro es más fuerte que el maullido de un gato, pero debes saber que los gatos también, en ocasiones, maúllan emitiendo una especie de aullido.

Pero vamos a centrarnos en el aullido de los perros. ¿Por qué aúllan los perros?

Existen varias causas que pueden llevar a que un perro sienta la necesidad de aullar. Aunque este sonido suele vincularse con un sentimiento negativo del animal, no siempre es así. El aullido procede en primer lugar de su naturaleza animal, la cual desciende del lobo. Por otro lado es un medio de comunicación que el perro emplea en diferentes circunstancias.

A continuación te mostramos las causas más frecuentes por la que un perro suele aullar:

  • El aullido del perro para marcar territorio: es más común cuando se trata de marcar territorio, que los perros ladren, pero también los hay que aúllan. Si el perro detecta peligro en el hogar por la presencia de algún extraño o por la presencia de otros perros, puede aullar para dejar clara su presencia.
  • El aullido del perro por ansiedad: un perro que se siente solo por el motivo que sea puede aullar como respuesta a la ansiedad que siente. Hay personas que no saben cuidar de las mascotas con las que conviven de la forma más adecuada, dejándolas solas demasiado tiempo prolongado. Los perros necesitan sentir la compañía y el cariño de sus dueños.
  • El aullido del perro por dolor: y no nos referimos sólo al dolor físico que pueda sentir el perro ante un accidente, enfermedad, golpe o herida. Los perros también sienten el dolor humano. Un perro puede aullar al percibir a su dueño enfermo.
  • El aullido del perro por imitación: los perros también aúllan sin que exista un trasfondo sentimental detrás. Si el dueño aúlla, el perro, por imitación, puede ponerse a aullar también. Si escucha una sirena, el perro puede aullar para intentar simular ese sonido.
  • El aullido del perro para llamar la atención: podríamos decir que es como las pataletas de los niños pequeños. Hay dueños que no saben cuidar bien a sus mascotas y las provocan ansiedad al dejarlas demasiado tiempo solas. Pero hay otros canes que ante el más mínimo movimiento de su dueño usan el aullido, podríamos decir, como chantaje emocional. El animal ha aprendido que si aúlla tendrá la atención inmediata de su dueño y usa este recurso sin control.