¿Qué tendrán los gatos, sobre todo pequeños, que nos hacen sentir ganas irremediables de amar y dar abrazos nada más verlos? ¿Será por los gestos? ¡Hasta quien no es de gatos no puede evitar sentir cariño con los gatitos! ¿Qué será? Es algo inexplicable…

Como todas las cosas curiosas, la celebración de esta festividad cada 20 de febrero tiene una explicación. Al parecer, el Día Internacional del Gato se celebra gracias a un felino que habitó en la mismísima Casa Blanca mientras Bill Clinton era presidente. ¡Ni más ni menos que el gato más importante del mundo! Jijiji

El gato era realmente propiedad de Chelsea, la hija del 42º presidente de EEUU y se llamaba SOCKS (calcetines), un nombre muy apropiado ya que era negro con manchas blancas en las patas y unos ojos claros muy llamativos.  

El gatuno Calcetines vivió desde 1993 hasta 2009 en la Casa Blanca y también tuvo su papel en la vida pública ya que acompañaba a la familia Clinton a algunos actos en hospitales o escuelas. También estaba presente en la sala de prensa del presidente a través de una fotografía y tuvo hasta su propio videojuego. ¡Ser un gato público es extenuante!

En el año 2009, Socks murió y el Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales junto con otras agrupaciones, decidieron fijar en su honor el Día Internacional del Gato para homenajear como es debido a toda esta especie ya que desde siempre han hecho mucho bien por los humanos. ¡Lo merecen! El objetivo también era el de concienciar sobre los cuidados, ¡si tienes un gato has de preocuparte de él y darle una vida plena como la de Socks!