Los problemas digestivos en gatos pueden responder a distintas causas. Identificarlas y saber detectar a tiempo si se trata de algo pasajero o de un síntoma que es consecuencia de una dolencia más grave, será clave para que evites males mayores en tu mascota.

Los gatos, de por sí, poseen un sistema digestivo delicado. No pueden comer cualquier cosa y hay cierto tipo de alimentos que les pueden provocar vómitos y diarreas. A esto hay que añadir su costumbre, intrínseca en su propia naturaleza, de lamerse constantemente para mantener su higiene personal. Esto provoca que traguen pelos que pueden formar bolas en el estómago, que más tarde deberán expulsar.

Alimentos inadecuados o en mal estado, bolas de pelo, comer a demasiada velocidad y no digerir bien lo que consumen o incluso el estrés, son las causas más comunes que provocan problemas digestivos en gatos.

En la mayoría de estos casos, podrás observar que el gato vomita y sufre de diarrea, síntomas que no deberían durar más de dos días si mantenemos al animal bien hidratado haciendo que beba mucha agua y hacemos que ayune durante 24 horas (12 horas en el caso de gatos de muy corta edad).

La hidratación en estos casos es muy importante, por lo que si detectas que tu gato se resiste a beber agua, un truco es colocar cubitos de hielo en su bebedero para que los lama.

Pero los problemas digestivos en gatos pueden responder a algo más grave. Para saberlo debes fijarte:

  • Si los vómitos y diarreas persisten a pesar del ayuno. Tras dos o tres días de vómitos y diarreas continuadas, acude al veterinario.
  • Si los vómitos y las diarreas van acompañados de sangre. Esto también puede ser señal de un problema estomacal serio en nuestro gato.
  • Si en las heces hay presencia de parásitos.
  • Si tu gato se encuentra decaído y adormilado demasiados días seguidos.

En todos estos casos lo mejor es que acudas de inmediato al veterinario para que éste, tras un examen médico, sepa certificar si se trata de un problema digestivo grave. Hay ocasiones en que los problemas digestivos en gatos requieren de una medicación o un tipo de alimentación muy concreta que, a veces, debe administrarse de por vida y que tan sólo un profesional podrá recomendar.